miércoles, 26 de junio de 2013

Posesión o Regalo


En la libertad de lo que amamos hay belleza,
pero queriendo poseerlo lo ensuciamos.

Amor, belleza y libertad caminan juntos,
y huyen de la senda de la dominación.

Destruímos nuestros bienes al asirlos,
soltándolos, gozamos de su abundancia.


Texto y Foto: Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.




lunes, 17 de junio de 2013

Una amistad ciertamente flamígera.


Un hombre estaba sentado frente a una hoguera. Absorto en la contemplación de las llamas, que se le antojaban bellas danzarinas ataviadas con velos, creyó escuchar que éstas le hablaban.

- ¡Acércate un poco más!

El hombre se asustó, y aunque la seducción del fuego era poderosa, desconfiaba de sus intenciones. Las llamas, redoblando sus saltos y evoluciones insistían.

- ¡Acércate un poco más, que no te pasará nada, tócame y podremos ser amigos! -clamó el fuego.

- Si te toco me quemarás.

- Si no me temes, no sufrirás ningún daño.

Tal era el carisma de la flama, que venció las resistencias del hombre, y éste se acercó despacio hasta tocar con sus dedos las cabezas de las hermosas bailarinas ardientes. Y como el fuego le había prometido, no sufrió ninguna quemadura. Desde ese momento el hombre y el fuego se hicieron amigos, y la hoguera siempre permanecía encendida ante la puerta de la casa.

Un día llegaron unos parientes de visita, y como hacía frío, se sentaron todos en torno a las llamas. Comieron y bebieron, y contaron las nuevas historias acumuladas desde la última vez. Cuando le tocó el turno al dueño de la casa, relató lo concerniente a su amistad con el fuego. Pero sus parientes no le tomaron en serio, y se reían de él.

El hombre terminó enfadándose, y lleno de soberbia dijo:

- De manera que me tomáis por loco... ¡Ahora lo veréis!

Envanecido, se puso en el centro de la hoguera, diciendo:

- Ahora, ¿quién es el que ríe?

No había terminado de decir esto cuando, repentinamente, el fuego le cubrió por completo y lo devoró.


 Mariaje López.

¿Qué sentido otorgas tú a este cuento? Pues ten por cierto que el fuego habla distinto para cada uno, y si bien es amigo del progreso, es implacable con ciertas cosas




Si lo deseas, puedes dejar un comentario.



lunes, 10 de junio de 2013

Penumbra




Te adentras en la distancia
y llueve lenta penumbra
en el recuerdo.

No me opongo al desatino
de no haberlo intentado
seriamente.

Aprendí, como siempre,
cosas nuevas.

Me rendí al hechizo
de lo aparente.

Velará mi corazón
el resplandor libertario...

Y réquiem por el solitario
naúfrago del olvido.

  
Mariaje López.



Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


lunes, 3 de junio de 2013

¿En manos de quién te pones?


En el cartel de la película "Time", del director coreano Kim Ki-duk, aparece una escultura en una playa, que se convierte en una preciosa e inquietante isla cuando la marea sube. Unas manos gigantes empiezan a formar con sus dedos una escalera que quiere prolongarse hasta las nubes. Son manos abiertas, francas, que sugieren, que invitan, que acogen. En ellas, como en un útero abierto al infinito entre el mar y el cielo, descansa una mujer en completa soledad. 

Déjame decirte lo que a mí me evoca esta imagen: ese refugio interior inaccesible y enigmático, raramente visitado, y quizá por ello intacto, no contaminado, libre y genuino.





Con demasiada frecuencia, por agradar a alguien en particular o a todos en general, renunciamos a nuestra belleza de origen. Nos vamos desfigurando hasta volvernos irreconocibles. El precio de esta pérdida de identidad es inimaginable. Traicionamos nuestra esencia, nuestros talentos, nuestra misión, nuestras referencias internas; y nos ponemos en manos de un cirujano, léase sistema, o sociedad, a través de la familia, la pareja, los compañeros de trabajo, los amigos o quienes quiera que sean en el juego aquellos que, bajo una apariencia protectora y benigna nos modifica y cercena, sin piedad y con nuestra venia, sobre la mesa de operaciones. 

Así es cómo nos convertimos en seres neuróticos e informes, sin vida.

No asumamos pues, concesiones que nos dañen. Ese es el mayor favor que haremos a los demás, y sobre todo a nosotros mismos

¿En qué manos decides ponerte? ¿En las de algún otro o en las propias?
De la respuesta dependerá el curso que tome tu destino. 



Mariaje López. 

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.