sábado, 21 de septiembre de 2013

Arquitectura Interior

Salvador Dalí. Óleo sobre madera-1945.





Buscaba una mirada, y me atrapó la tuya.

Elegí camino en un cruce de tus brazos,

y descubrirte fue mi nueva asignatura.



Gracias te doy por compartir mi ruta,

por ser tú mismo en el lugar que ocupas,

y por dejarme habitar tu arquitectura.


          Mariaje López 





Si lo deseas, puedes dejar un comentario.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Marconi no inventó la radio.


El gran Nikola Tesla

Guillermo Marconi no inventó la radio. Utilizó la información contenida en las patentes ya registradas por el serbio Nikola Tesla para desarrollar "su" sistema. A Tesla le llegaron noticias del trabajo de Marconi y él contestó: "Es una buena persona: dejémosle continuar. Está utilizando 17 de mis patentes”.

Pero en 1904, la Oficina de Patentes de Estados Unidos hizo algo que le sorprendió: anuló la autoría de muchos de sus inventos y otorgó a Marconi una patente por la invención de la radio. Marconi tenía el apoyo bancario, Tesla el talento, ya sabemos quién se sale siempre con la suya. En 1911 Marconi recibió el Nobel de Física. Tesla demandó a su compañía, pero no estaba en condiciones de pagar el coste de una buena defensa, y mucho menos contra una gran corporación.

En 1943, y como consecuencia del examen de las pruebas aportadas, y de la controversia que rodeó la paternidad del invento de la radio, el Tribunal Supremo de Estados Unidos admitió que Marconi había pirateado las patentes de Nikola Tesla para crear su prototipo, y le negó todo derecho sobre el invento para otorgárselo a Tesla. Pero no hicieron pública la sentencia. Para entonces, Tesla llevaba varios meses muerto, y en los libros de texto siguió figurando Marconi. Injusticias de la historia. No fué la única en la vida del genio.

Edison también fue deshonesto con él. Tesla trabajó en sus laboratorios, y el jefe le había prometido 50.000 dólares de la época -50 años de sueldo- si resolvía los graves problemas de eficacia y costo de sus dinamos. Tesla los resolvió, y su trabajo hizo a la empresa de Edison obtener pingües beneficios. Cuando Tesla reclamó los 50.000 dólares, Edison, que ya le consideraba un rival indeseable, se burló de él:

-Tú no entiendes el sentido del humor americano. 

Incluso se negó a aumentarle el suedo de 18 a 25 dólares semanales. Y eso que le obligaba a trabajar 18 horas diarias. Tesla se despidió y tuvo que trabajar como obrero en las calles de Nueva York para subsistir. Fundó su propia compañía y encontró socios promotores.

Solo para desacreditar a Tesla y salvar el prestigio del tipo de corriente contínua por la que él había apostado, Edison electrocutó públicamente docenas de gatos, perros, caballos, cerdos y hasta un elefante. Vamos, que como persona era una joyita.

Cuando le encargaron a Edison la construcción de la silla eléctrica, que diseñó un empleado suyo y no él, quiso que se emplease la corriente alterna para demostrar que ésta podía matar, y convencer a los ciudadanos de que no debían meterla en sus hogares. Era muy carismático, y un mago de la publicidad.

En mi opinión, la diferencia más importante entre ambos científicos es que Edison no invertía tiempo ni dinero en algo que no fuera rentable a corto o medio plazo, y Tesla buscaba el beneficio de la humanidad, aunque estuviera de por medio su amor propio. El dinero lo necesitaba fundamentalmente para poder desarrollar sus ideas. Uno daba prioridad a sus negocios, el otro a la ciencia. El primero murió rico, el segundo expiró solo y arruinado en la habitación de un hotel. Poco antes había dicho:  

-He invertido todo mi dinero en experimentos para realizar nuevos descubrimientos que permitan a la humanidad llevar una vida un poco más fácil.

Salvó a Westinghouse de la ruina, destruyendo un contrato previo y renunciando a sus regalías, cosa que le habría hecho probablemente el hombre más rico del mundo, y le vendió por un solo pago sus patentes,  para que el empresario pudiera implantar la electricidad de corriente alterna, lo que consideraba un gran beneficio para la humanidad.

Nikola Tesla inventó la radio, la corriente alterna y el motor de inducción polifásico, sin los cuales la electricidad no habría pasado de ser un engorro incapaz de recorrer grandes distancias y de alumbrar ciudades enteras. Con el sistema que propugnaba Edison habia que llenar literalmente las calles de cables e instalar generadores cada cuatro manzanas, con el costo y la agresión al medio ambiente que eso suponía.

Tesla también fue el primero en presentar un objeto movido por control remoto. Patentó más de 700 inventos.

Fue el mayor visionario de la historia. Una muestra de tantas cosas que predijo:

"Un instrumento barato, no más grande que un reloj, permitirá a su portador escuchar en cualquier lado, en el mar o en tierra, música o canciones, o un discurso de un líder político, dictado en cualquier otro sitio distante. Del mismo modo, cualquier dibujo o impresión podrá ser transferida de un lugar a otro".

Fue un gran ecologista, si no el primero, cuando el término aun no estaba, ni mucho menos, de moda. Propugnaba una energía libre y limpia, utilizando el potencial de la propia tierra como conductor, y lo demostró a pequeña escala. Su proyecto a gran escala no pudo completarse por falta de financiación. Ese empeño no era bien visto por los grandes inversores que ya habían montado su negocio sobre el abastecimiento de energía: "¿Dónde iban a poner los contadores; en el aire?".

De ser una persona mundialmente conocida y admirada, relacionada con las personalidades más famosas del momento, pasó a ser arrinconado y tachado de loco. Ciertamente era muy maniático. Observaba raros protocolos y tenía ciertas obsesiones, sobre todo al final de su vida, que se prolongó hasta los 86 años. Al conocer la noticia de su muerte, el FBI se presentó inmediatamente en el hotel, y requisó todas sus pertenencias negándose a revelar nada de lo que había encontrado. Años después la familia de Tesla y la embajada Yugoslava lucharon para recuperar ese material, y actualmente está -al menos parte-, en el Museo Nikola Tesla de Belgrado.

Para mí, este genio también tiene un punto oscuro, y es el hecho de haberse declarado eugenista. No sé si era una pose teórica o si realmente él lo hubiera llevado a cabo; tengo mis dudas, porque fundamentalmente era una buena persona, y sus ambiciones fueron siempre filantrópicas. Si quieres ahondar en este fascinante personaje, aquí te dejo uno de los varios documentales que se pueden encontrar sobre él en internet.






Como curiosidad, si has visto la estupenda película "The Prestige" -en España "El Truco Final"-, te sonará el personaje interpretado por David Bowie. Sí, es el mismo Nikola Tesla del que te estoy hablando. 





Y por último, una somera lista de sus inventos más destacados:


La radio

El motor de corriente alterna

La lámpara de pastilla de carbono (luz de alta frecuencia)

El microscopio electrónico

Un avión de despegue y aterrizaje vertical

La resonancia

El radar

El submarino eléctrico

Bobina de Tesla

Rayo de la muerte

Control remoto

Rayos X

Métodos y herramientas para el control climático

Transmisión de video e imágenes por métodos inalámbricos

Transferencia inalámbrica de energía

Sistemas de propulsión de medios electromagnéticos (sin necesidad de partes móviles)

Extracción de energía en grandes cantidades desde cualquier punto de la Tierra.

Y muchos más. 

Espero que haya bastado para excitar tu curiosidad, porque la justicia exige restaurar su memoria y darle a su nombre el lugar que le corresponde en la historia de la ciencia y de la humanidad.


Mariaje López. 

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


domingo, 8 de septiembre de 2013

Siete años de camino juntos.

El punto de partida ...


Mi buen amor: 

No; no es como al principio. Después de tanto trecho, hay cosas diferentes. Por ejemplo, la intimidad ha madurado, se ha vuelto más profunda y sincera. 

A tí ya no te alarman mis escasas rabietas, ni a mí me desconciertan tus alarmas. Cada vez es más patente que no necesitamos estar juntos para ser felices, pero la apuesta para ser felices juntos permanece. Es ésta una regla prodigiosa. 

En el amor dinámico no hay seguridad ni puede haberla. Recordando ideas de  Krishnamurti, dinamismo y seguridad son conceptos enfrentados. Pero si no hay seguridad, tampoco hay desgaste por costumbre. Hay depuración, y esto es bien distinto. 

La mirada fresca hace imposible el aburrimiento: el otro siempre guarda una parte de apetecible misterio cuando sabes que nada es estático ni constante. En el momento en que uno cree haber llegado al fondo de otros ojos, descubrir que el viaje continúa es el mejor regalo.

La destilación lenta augura la buena esencia, y en la savia de la poda rezuma la fuerza del amor. 

Amarte es para mí la forma más constante de seguir creciendo, y descubro en tu espejo formas para ser mejor. La admiración es mutua, lo sé.

Hoy quiero darte las gracias por ser el mejor de los compañeros, y por tan magnífico recorrido juntos. Recuerdo que soñé contigo, aunque tenías mi rostro. Precisamente en esto descifré el mensaje: el hombre destinado a llenar mi corazón podría reflejar mi alma en el suyo. 

Eres grande.

Te estoy queriendo. 






Mariaje López.








domingo, 1 de septiembre de 2013

Círculos rotos.


Círculos rotos - Mariaje López


Querido amigo: 

He dudado mucho en contarte esto, pero creo que mi testimonio quizá pudiera ayudarte a dar un paso, ahora que te encuentras atascado y observas cómo tus fuerzas se debilitan. 

Seguro que en más de una ocasión te habrás sentido atrapado, igual que yo, en la plataforma giratoria de un triste carrusel, obligado a girar y girar a un ritmo tan vertiginoso que cualquier intento de abandonarlo te parecería un esfuerzo sobrehumano y arriesgado.  Conozco la sensación.

Cuando me doy cuenta de que estoy inmersa en un círculo vicioso, o los acontecimientos se conjugan de tal modo que lo hacen previsible, suelo tranquilizarme pensando que los círculos pueden seccionarse, romperse, y hasta quemarse.

Tamaña seguridad nace de haberlo constatado varias veces. Muchas cosas me subieron en ellos: una conciencia de fatalismo heredada, una rendición prematura a los dogmas impuestos, una pérdida de autoestima demasiado fácilmente asumida, un matrimonio equivocado, un panorama emocional desolador...y tantas otras cosas que en parte, deben resultarte familiares.

Una gran bendición siempre he tenido a mi favor: nunca le hice ascos a la fontanería anímica. En mi contra jugó el hábito de parchear una realidad sofocante a base de chutes de imaginación, única droga de la que he abusado, pues no he consumido otra, si descontamos el vino que acompaña a la comida. A la larga, escapar -aunque fuera sin ayudas químicas- no era una solución eficaz.

El primer círculo fatal al que me enfrenté fue el que más me costó romper. Tardé 16 años en hacerlo. Los demás los fui acometiendo en menos tiempo cada vez. En ocasiones todavía me sorprendo a bordo del carrusel. Lo que pasa es que ahora me tiro en plancha antes de que la rueda coja velocidad. ¿Tú no prefieres un esguince antes que un infarto? 

No; no flotaremos en una nube de eterna beatitud. Las trampas, ya lo sabes, nunca faltan. Pero si logramos prestarles la atención que requieren, no llegan a cerrar el círculo indeseable. Es mejor afrontarlas de una en una.

Me considero una privilegiada cuando soy capaz de reconocer los regalos de mi vida.

Tú, como yo, tienes en el fondo la certeza de que se puede acabar con estos círculos que nos esclavizan. Somos supervivientes, y hemos lidiado con el dragón de la noria muchas veces. No irás a dejarte convencer a estas alturas por una falsa ilusión de impotencia.

¿Verdad?

Recuerda cómo se hace. ¿Repasamos? Hay que apretar los puños, asentar los pies en el suelo para tomar impulso... eso es. Ahora:

¡SALTA!




Mariaje López.



Si lo deseas, puedes dejar un comentario.