domingo, 1 de septiembre de 2013

Círculos rotos.


Círculos rotos - Mariaje López


Querido amigo: 

He dudado mucho en contarte esto, pero creo que mi testimonio quizá pudiera ayudarte a dar un paso, ahora que te encuentras atascado y observas cómo tus fuerzas se debilitan. 

Seguro que en más de una ocasión te habrás sentido atrapado, igual que yo, en la plataforma giratoria de un triste carrusel, obligado a girar y girar a un ritmo tan vertiginoso que cualquier intento de abandonarlo te parecería un esfuerzo sobrehumano y arriesgado.  Conozco la sensación.

Cuando me doy cuenta de que estoy inmersa en un círculo vicioso, o los acontecimientos se conjugan de tal modo que lo hacen previsible, suelo tranquilizarme pensando que los círculos pueden seccionarse, romperse, y hasta quemarse.

Tamaña seguridad nace de haberlo constatado varias veces. Muchas cosas me subieron en ellos: una conciencia de fatalismo heredada, una rendición prematura a los dogmas impuestos, una pérdida de autoestima demasiado fácilmente asumida, un matrimonio equivocado, un panorama emocional desolador...y tantas otras cosas que en parte, deben resultarte familiares.

Una gran bendición siempre he tenido a mi favor: nunca le hice ascos a la fontanería anímica. En mi contra jugó el hábito de parchear una realidad sofocante a base de chutes de imaginación, única droga de la que he abusado, pues no he consumido otra, si descontamos el vino que acompaña a la comida. A la larga, escapar -aunque fuera sin ayudas químicas- no era una solución eficaz.

El primer círculo fatal al que me enfrenté fue el que más me costó romper. Tardé 16 años en hacerlo. Los demás los fui acometiendo en menos tiempo cada vez. En ocasiones todavía me sorprendo a bordo del carrusel. Lo que pasa es que ahora me tiro en plancha antes de que la rueda coja velocidad. ¿Tú no prefieres un esguince antes que un infarto? 

No; no flotaremos en una nube de eterna beatitud. Las trampas, ya lo sabes, nunca faltan. Pero si logramos prestarles la atención que requieren, no llegan a cerrar el círculo indeseable. Es mejor afrontarlas de una en una.

Me considero una privilegiada cuando soy capaz de reconocer los regalos de mi vida.

Tú, como yo, tienes en el fondo la certeza de que se puede acabar con estos círculos que nos esclavizan. Somos supervivientes, y hemos lidiado con el dragón de la noria muchas veces. No irás a dejarte convencer a estas alturas por una falsa ilusión de impotencia.

¿Verdad?

Recuerda cómo se hace. ¿Repasamos? Hay que apretar los puños, asentar los pies en el suelo para tomar impulso... eso es. Ahora:

¡SALTA!




Mariaje López.



Si lo deseas, puedes dejar un comentario.



4 comentarios:

  1. Querida amiga, menos mal que la duda no es una dictadora y te ha permitido contar esto. ¡Qué bien me ha venido tu apunte! Estoy en un círculo vicioso, pero no sé cómo se llama. Hasta creo que mi imaginación padece de artrosis, o me ha confeccionado un índice que me impide añadirle capítulos.
    Un viejo proverbio de no sé quién dice: “cuando la tierra arde bajo los pies, sólo el necio se pregunta adónde ir”. ¡SALTA!, es justo eso, pero debe ser que tengo miedo hasta de un simple esguince.
    He tenido que dejar el camino por asuntos personales, solo hice 60 kilómetros y se aventuraba muy prometedor. Gente y paisajes amables. Otra vez será. No me considero autorizado, por tanto, para hacer ninguna crónica, si acaso alguna pincelada de un cuadro inconcluso, fuera del contexto de un peregrino porque no he alcanzado tal categoría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Tucho, lo siento. Estabas muy ilusionado. Pero si no lo has terminado, es que no lo tenías que terminar este año. Ya sabrás por qué más adelante. Espero ese cuadro inconcluso.

      Pues adelante, si necesitas un empujoncito añadido a los que sin duda ya te dan, aquí me tienes. :-) Un gran abrazo, y alegría en tenerte por aquí de nuevo.

      Eliminar
  2. Siempre hacia delante. Aunque parezca que damos un paso atrás, es para coger ese impulso que a veces necesitamos para afrontar algo nuevo que nos puede dar vértigo. Aunque parezca que estamos dando un paso atrás, seguimos avanzando... Besos Mariaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arancha! Personas como tú ayudan mucho para no atascarse. Un fuerte abrazo y a la espera de vernos pronto!

      Eliminar