jueves, 27 de noviembre de 2014

George Barbier: Un mago del Art Déco.







Cuando pienso en George Barbier el primer adjetivo que me viene a la mente es elegancia, y junto con él, conceptos como armonía, exquisitez, sofisticación, equilibrio de formas y colores, gracia, y magia. Porque Barbier era un mago del Art Déco.
  
George Barbier nació en la localidad francesa de Nantes, el otoño de 1882. No se conoce mucho de su vida privada, pero su obra como pintor, diseñador de moda y de vestuario escénico, joyería, vidrio y papel pintado, y sobre todo su legado como ilustrador de la corriente Art Déco es bien conocido y ensalzado. 

Murió en París, corriendo el año 1932, a los 49 de edad, dejando tras de sí una gran producción, siempre en la vanguardia de la época. Formaba parte de un círculo de artistas que la revista Vogue llamó Los Caballeros del Brazalete, por el elegante y poco ortodoxo estilo que sus miembros observaban en costumbres y atavíos




Le fascinaban los vasos griegos, las miniaturas indias, el arte oriental, los dibujos de Aubrey Beardsley y las pinturas de Léon Bakst, dos revolucionarios del arte en su época.

Barbier creó diseños para el vestuario del ballet ruso, con el gran Nijinsky en cabecera de cartel, para el Folies Bergére, junto al mítico Erté, hizo colaboraciones regulares en la revista L'Illustration, trabajó con el joyero Cartier, ilustró textos de Baudelaire, Théophile Gautier, Alfred de Musset y Paul Verlaine entre otros.

Su Almanaque de las modas pasadas, presentes y futuras, titulado  Falbalas et Fanfreluches (traducido significa: Volantes, volantes y más volantes), es considerada su obra maestra. Otro trabajo muy aclamado fue su vestuario para la película Monsieur Beaucaire, con el adorado Rodolfo Valentino de protagonista. Está en You Tube por partes si quieres curiosear.

Me complace presentarte algunas de las obras de George Barbier.


jueves, 13 de noviembre de 2014

Desafío


Foto: Mariaje López



Sólo vivimos una vez, pero hoy he sido consciente de que sucede así todo el tiempo
Y me he preguntado si algún día me sentiré preparada para aceptar el desafío 
de vivir eternamente en cada instante.




Mariaje López.
Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


viernes, 7 de noviembre de 2014

Viñetas cotidianas de barbarie y desamor.

Pintura: Manos de anciana - Óscar Jiménez


Contábase la anciana las quejas de sus huesos, restaurando tiempos no vividos, levantando paraísos huecos. Fugaces dichas que juegan a esconderse, ajenas al insensible lastre de los días yermos.





Un día vio a su madre en el patio de la casa, tijera en mano, recortándole las alas a un jilguero. Un hilo atado a la pata y lo encadenó a la ventana. Lo mismo le había pasado a ella, pero jamás lo supo. Ni quiso saberlo cuando pudo. El animal murió a los dos días; supuestamente de pena. Ella continuó viviendo, supuestamente.


 


Contábase la anciana cuentos a su oído amables, despreciando la sonrisa esquiva y sorteando el duelo de los besos muertos, tallando con el cincel del miedo falsas dichas, cayendo sin advertirlo en el azul, oscuro y lento, de los días marchitos... y ciegos.


Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


lunes, 27 de octubre de 2014

Infinitivo simple: estar.





Hay instantes que por más años que pasen nunca olvidas. No son grandes acontecimientos, ni sublimes horas compartidas. No son los impactos áridos de las derrotas, ni el pasajero cénit de las victorias.

Son instantes en los que aparentemente nada ocurre; estampas vestidas de soledad atenta, milenios de evolución atrapados en una mota de vida, relámpagos de plenitud que cruzan este momento y te hacen uno con él.

Es el aquí y soy yo; cuando se diluye la bruma, cuando la vida secreta aflora, cuando la otra dimensión se despliega poliédrica y brutal, inefable y deslumbrante, bella y sobrecogedora. Le da igual de qué cielos o infiernos le hable tu alma; porque tu alma, llegada a esta secuencia, no puede hacer otra cosa que emborracharse de paz.

En ese instante inefable de total presencia, el ahora revela lo que es, y cada objeto narra su historia. Estás en todas partes porque sólo estás en una, y te sientes ajeno al tiempo en la certeza absoluta de que si pudieras, te quedarías aquí, en este eterno silencio donde palpita el mundo, donde no tienen cabida el tedio y la sinrazón, donde nunca te sientes solo  porque sabes que formas parte de una realidad sin límites que fuera de aquí no conoces ni sospechas.



Mariaje López.
 

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.



miércoles, 8 de octubre de 2014

Quinta de Regaleira; un atajo al inframundo.




Palacio Nacional de Sintra
Estás en la Plaza Mayor de Sintra, muy cerca del Cabo da Roca, extremo más occidental del continente europeo. A tu derecha, con sus dos grandes y enigmáticas chimeneas cónicas, antes pintadas de negro y ahora de blanco, el Palacio Real. A tu derecha la sierra, exhibiendo con ostentación sus fortalezas, el Palacio da Pena, el Castillo dos Mouros, las casas y mansiones que salpican sus verdes laderas. Escenarios brumosos propios de leyendas románticas, gestas caballerescas y cuentos de Andersen. La lluvia se despliega intermitente, y en los frondosos jardines un velo neblinoso se adhiere a las rocas y a las copas de los árboles. El microclima de esta zona satina las piedras, verdea los muros y las calzadas, empapa los bosques, y los surte de abundancia para que ignoren lo que significa tener sed.


Castillo dos Mouros al fondo


Llevas anotado en mente el nombre del primer lugar que visitarás en la ciudad. Otros que estuvieron allí antes te lo mencionaron, y tú, que gustas del lenguaje de los símbolos, sientes una gran curiosidad, es una suerte de atracción que envuelta en esta bruma tiene algo de melancólica. Preguntas y te explican que está a pocos minutos del centro, y hacia allí te encaminas paseando; sin urgencias, pero expectante.

Asciendes la leve pendiente de la calle con los sentidos alerta. Aproximadamente hacia la mitad del trayecto encuentras a una docena de turistas parados frente a la puerta de un viejo hotel, se trata del Lawrence´s. En un perfecto inglés el guía cuenta que en esta casa se ha alojado varias veces Lord Byron, gran admirador, como tantos otros artistas, de estos líricos parajes.

Hotel Lawrence's



Tres minutos después bordeas el muro de la finca que buscabas. Al principio hay una entrada que hoy no se utiliza: la llamada Logia de Pisöes. Un poco más adelante está la puerta principal de la Quinta de Regaleira. Frente a ella, ya hay algunas personas esperando a su apertura, que será a las diez y media. Cuando el reloj marca esa hora la verja se abre y cruzas el umbral. Acabas de convertirte en peregrino del inframundo. Los gatos serán los primeros en recibirte, no te temen ni te estorban; ellos moran en sus dominios, pero admiten tu llegada con generosa indiferencia.

lunes, 29 de septiembre de 2014

De ruidos y derruídos.


Pasando esta mañana junto a la valla de un colegio infantil, durante la hora del recreo, me he dado cuenta de que se produce en tales momentos, una algarada similar a la que forman los cientos de pájaros que se recogen en los árboles de nuestro jardín al declinar el día.

Se me ocurre que esta semejanza de ruidos bien podría tener algo que ver con la libertad; pues si las aves son símbolo de ella, en los niños pequeños aun no ha sido cercenada por completo.

Esto me lleva a hacerme otra pregunta: ¿Es la libertad ruidosa?

Probablemente sí, ya que para derruírla se inventaron las mordazas.





Mariaje López.


Si lo deseas, puedes dejar un comentario.



miércoles, 20 de agosto de 2014

El enigma Blancanieves: Alan Turing, un genio condenado por homosexual.




Cuando el 7 de junio de 1954, la asistenta doméstica entró en la casa de Alan Turing en Cheshire (Reino Unido), lo encontró muerto en su cama. En la mesilla de noche había una manzana mordida, al parecer, impregnada con cianuro. Al menos eso dijo la policía, cuya versión oficial fue muerte por suicidio.

Pero, ¿de quién te estoy hablando? No me extraña que no te suene mucho el nombre. Como Nicola Tesla ha sido silenciado por la historia, y sólo recientemente a ambos se les ha empezado a hacer justicia. Demasiado tarde para ellos, esperemos que no para la humanidad.

Alan Mathison Turing fue una de las mentes más brillantes del siglo XX. Se estima que su trabajo acortó la duración de la guerra en dos o tres años, salvando con ello entre 14 y 20 millones de vidas, ya que las estadísticas arrojan 7 millones de muertos por cada año de contienda. Este matemático además, contribuyó decisivamente a la victoria de los aliados. El estado británico se lo pagó con un proceso por homosexualidad, que todavía era delito en Inglaterra, y una condena de un año de cárcel. La única deferencia que tuvieron con él, por las peticiones de clemencia de algunos de sus amigos influyentes, fue darle a elegir entre la prisión o un nuevo tratamiento que estaban experimentando por entonces para anular la libido y así "curarle de su enfermedad". En otras palabras, cárcel o castración química. Para no verse obligado a dejar sus investigaciones, Turing se dejó inyectar estrógenos durante un año. ¿Una mala decisión? A ver qué te parece después de leer lo que sigue.

martes, 15 de julio de 2014

Wadi Rum, el desierto rosa.

Hoy te dejo el post también en audio con una bella música de Omar Faruk.



Foto: Mariaje López


Hubo una vez un mar... que en parte se evaporó, y en parte se tragó la tierra. Ahora es un desierto llamado Wadi Rum. Un bello desierto de arena rosa, donde incluso llueve algunas veces.

En el desierto rosa las dunas no se mueven, reposan eternamente, como niñas en el regazo de montañas que parecen cera derretida.

lunes, 7 de julio de 2014

Petra; un misterio oculto entre montañas.


Cada paso que doy me acerca un poco más a la ciudad perdida. Mi memoria inquieta mezcla imágenes del recuerdo con otras inmediatas. Una televisión muy vieja, un documental en la 2, una adolescente fascinada con un paisaje de fábula. Su complicado vivir no incluía planes de viajes, ni siquiera como sueño a largo plazo. Simplemente miraba sin pestañear, pensando en lo maravilloso que sería poder estar allí.




Cuarenta años después, estoy atravesando el desfiladero del Siq, un pasillo de dos kilómetros de arenisca de todos los colores; desde el blanco puro hasta el negro absoluto, casi todo rojo por el óxido de hierro del que anda sobrado.

sábado, 28 de junio de 2014

Arancha Merino: Una arquitectura cordial.






Decía Le Corbusier que "La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz". Sus proyectos se asentaban en tres ejes fundamentales: belleza, practicidad y funcionalidad. Estos mismos criterios pueden aplicarse a la obra de Arancha Merino. A menudo pienso en ella como en la Corbusier de las emociones. Nuestra personalidad es el edificio en el que vivimos, y nos dice que es bello, que tiene luz, y que ambas cosas han de proyectarse en nuestra vida si la construimos bien. 

lunes, 23 de junio de 2014

Profecía.





Velarán de noche las luciérnagas
a la gacela del bosque mientras duerme,
soñando que ya llega el nuevo día.
 

Proclamará la henna su alegría,
se vestirá de tules y de escarcha,
y adornará su frente al recibir el alba. 


Cabalgará sin rumbo por valles y collados,
recorrerá el desierto que divide el mundo,
y volverá dichosa, del brazo de su amado.






Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


lunes, 16 de junio de 2014

Paseos entre los árboles.


Foto: Mariaje López



Pocas experiencias alimentan mi espíritu tanto como un paseo sin urgencias por la naturaleza; ya sea bajo el tibio sol matutino o a la rémora del suave fulgor del ocaso. Y si corre la brisa, añade al caminar notas sutiles y vagas remembranzas. Con frecuencia la soledad y el silencio me llevan a dar las gracias.

viernes, 30 de mayo de 2014

Aly Herscovitz. Cenizas en la vida europea de Josep Pla.



Aly Herscovitz

Josep Pla tuvo una amante en Berlín, en los años 20. Se llamaba Aly Herscovitz y era judía. Lo único que se sabía de ella era lo que Pla escribió en un texto breve, recogido en su libro Notas dispersas. Aly tuvo un trágico final, contaba vagamente Pla.

Los autores han investigado a partir de ese texto y el resultado es este libro digital. Su investigación ha dado lugar a una serie de reflexiones sobre el Holocausto y el conocimiento que se tiene de él, adquiriendo unas dimensiones extraordinarias.

Se trata de una gran historia real, trágica, europea. Una investigación que hicieron cinco escritores colaborando durante tres años desde sus respectivas ciudades: Sergio Campos (Berlín), Eugenia Codina (Rotterdamm), Marcel Gascón (Bucarest), Arcadi Espada (Barcelona) y Xavier Pericay (Palma de Mallorca).

Los autores encargaron el diseño del libro a Verónica Puertollano -mi hija-, para colgarlo en internet. Es algo así como un blog, pero no exactamente un blog. Un blook, lo llamaron ellos, (book + blog). Verónica es la responsable de su aspecto actual, y de la narrativa estrictamente digital: ilustraciones, fotos de apoyo, links, vídeos, etc. Los textos de Pla leídos por Ramón Fontseré, de Els Joglars, no tienen desperdicio.

jueves, 22 de mayo de 2014

Caminos en la lluvia

Foto: Mariaje López -Suarbol (Puerto de Ancares).



Envuelta en mi gastado manto me lancé al camino.
Dejé atrás el ruido y los atardeceres huecos.

A través del bosque la intuición me guía,
pues ya no sirven las huellas de otros pasos.



En el valle me aguarda la reina de los días,        
vestida con su abrigo de lluvia sagrada.              

En su rostro de agua y tierra reconozco el mío,
y sé que he encontrado el sitio que buscaba.      



Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.



miércoles, 14 de mayo de 2014

Todos los días tristes.

Foto: Mariaje López


Todos los días tristes aprendo algo.

Desacelero, estudio mis gestos, me hundo en el silencio... y allí, en el recóndito agujero que se abre paso en mi alma, busco respuestas.

Me pregunto por qué algunos días la belleza se esconde, y otros me muestra sus encantos. No me habla de sus flores los días tristes, me habla de sus raíces.

La soledad bienhallada es elocuente, y su voz canta como el agua pura. Nunca el sol me abraza tanto como cuando estoy triste; ni me arropa el día como un amigo distante pero presente.

martes, 6 de mayo de 2014

Aquello que me cuesta perdonar.





Una vez me preguntaron qué no perdonaría en una pareja. No tardé mucho en responder:

No tengo demasiado miedo de que una relación se acabe. He vivido sola durante años y sé lo feliz que puedo ser sin compañía. Puedo hacer frente a la circunstancia, aunque sea dolorosa, de que él tropiece con un nuevo amor, o de que un reencuentro con otro amor del pasado le suscite una peligrosa nostalgia.
Puedo planteármelo y no morir de ansiedad porque sé exactamente lo que valgo, y allá cada uno con sus comparaciones. Así que tampoco temo demasiado a eso.

En la pareja, como en la amistad, sólo temo de verdad aquello que me cuesta perdonar;  sólo temo de verdad a la mentira
.





Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.


miércoles, 23 de abril de 2014

Cumbres borrascosas. ¿Lo discutimos o nos enfadamos?




Arcadi Espada es profesor de Lengua Española en la Facultad de Periodismo de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona. Un día, una de sus alumnas le confesaba que discutía mucho con su novio acerca de casi todo, ya que ambos tenían visiones del mundo bastante dispares. Espada preguntó entonces que si cuando discutían llegaban a enfadarse.

-¡Ah, eso no! –respondió la joven.

Arcadi sonrió y exclamó con tono entusiasta:

-¡Cásese con él, es el hombre de su vida!

jueves, 17 de abril de 2014

Desayunos junto al lilo.





En abril florece el lilo del jardín. A sus pies hay sol por las mañanas y el calor, todavía ligero, expande el aroma delicado de las flores. Los gatos vienen a dar los buenos días después de su noche de ronda.

Es Semana Santa y Paco está de vacaciones. Se levanta algo más tarde que de costumbre, los días ordinarios el despertador suena  a las seis y media, y ahora son las nueve. Una de las primeras cosas que hace es salir a cuidar de las plantas. Las examina pausadamente y descubre pulgones en un kalanchoe. 

jueves, 10 de abril de 2014

Ceguera perniciosa.

Fuente imagen: salonkritic.net


Ceguera Perniciosa


Mirar de frente

sólo un instante ciego.

Para olvidarlo

antes de haberlo visto.

Para volverse al miedo.


Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario. 


jueves, 20 de marzo de 2014

Nada nos separará. (Recuperar el niño que fuimos).



Cala Bonna - Blanes (Gerona)


Resplandece el día y aprieta el calor. Entre el ribete de piedras que orlan la orilla se abre un hueco en el que irrumpen tímidas las olas, que encharcan la pequeña cavidad de arena blanca. Al marcharse nunca la vacían del todo, para regresar después suavemente con el dulce vaivén de una canción de cuna. Dejan a su paso estrellas de luz de cuatro puntas que brillan trémulas en el fondo.

Una niñita de largas trenzas juega a ser sirena, imaginando islas de costas negras donde las aguas rompen en las montañas. Cerca está la madre, vigilante, y a su lado el padre que sonríe con su mirada líquida de arrecife. Agazapada en la sombra de su ceño, una mujer de pelo blanco la mira con el gesto agrio destapado. Es el huracán que romperá su vida y la del hermano que aún tardará en nacer. La niña sirena, ajena al porvenir, hunde las manos en el agua, y las troca en nubes que vierten lluvia en su mediterráneo.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Los Sacramentos de la Vida.


"Cuando las cosas comienzan a hablar y el hombre a escuchar sus voces, entonces emerge el edificio sacramental. En su frontispicio está escrito: Todo lo real no es sino una señal. ¿Señal de qué? De otra realidad."



Leonardo Boff

"¿Quién iba a decir que una colilla de cigarrillo de picadura se podría convertir en sacramento? Está allí, en el fondo del cajón. De vez en cuando se abre la cajita de cristal. Exhala un perfume. Se cubre con el color de un pasado vivo. El cajón no contiene la grandeza de la presencia que se crea. Los ojos de la mente ven, viva, la figura paterna, presentizada en la colilla del cigarrillo de picadura; lo ven cortándola, liando el cigarrillo, encendiendo el mechero, aspirando largamente, exhalando, leyendo el periódico, quemando las camisas con las brasas, adentrándose en la noche en su penoso trabajo de escritorio, fumando..., fumando. El último cigarrillo se apagó junto con su vida mortal. Algo, sin embargo, sigue todavía encendido. Gracias al sacramento".

Los Sacramentos de la Vida. (Leonardo Boff)


jueves, 6 de marzo de 2014

Respuesta de una amiga a mi último post.

Cuando escribía sobre la que fue mi casa en Alcalá de Henares, no sospechaba que alguien además de mí hubiera captado tan profundamente su energía. Esta reflexión me ha emocionado tanto, que la saco del apartado de comentarios y reconozco su categoría de post.

Gracias Encarni, por tus palabras tan hermosas que transcribo a continuación, aunque algunas me sonrojen, pero sirva como homenaje a aquel hogar y a nuestra amistad, que en parte, se fraguó allí.


En el balcón de la casa vacía.


"Pues a mí me has traído el pasado de vuelta... Cuántos recuerdos de aquellas épocas en las que compartíamos el aroma de una esencia de bergamota mientras dejábamos desgranar las horas en torno a una conversación de esas que a mí me gustan, profundas y edificantes.

Recuerdo especialmente la sensación de hogar que desprendían esas paredes y la convicción de que allí nada era superfluo. Que todos y cada uno de los detalles que decoraban la casa estaban puestos ahí porque ése, y no otro, era su sitio. Que allí nada sobraba ni nada se echaba en falta. Todo en equilibrio perfecto.


lunes, 3 de marzo de 2014

Recuerdos de una casa vacía.





El recuerdo de la casa vacía aún me produce tristeza. Rememoro las paredes desnudas, los muebles desmontados, las cajas apiladas, todo acumulando polvo. Y la terraza desierta y silenciosa sin el alegre maullido de fondo.


Recuerdo mis proyectos para decorarla, siempre en espera de conseguir los fondos necesarios. Pero los ratos dedicados a esos sueños me llenaban de ilusión y entusiasmo, disfrutaba tanto como si realmente los hubiera materializado. Pensaba en los colores, en las telas, en todos los detalles, medía los huecos una y otra vez, lo anotaba todo. No me enteraba del tiempo que pasaba. Fluía. Era mi casa, algún día estaría tan bonita como la imaginaba. Entretanto, con lo que tenía a mano inventaba lo que podía para hacerla acogedora. Y bastantes veces lo lograba. Aquellos ratos eran deliciosos.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Cuentos eróticos africanos.




Harem - Estampas africanas del siglo XIX
Me gustan los cuentos. Me gusta sobre todo que me los cuenten de viva voz y disfruto lo indecible con ello. Para mí una sesión de cuentacuentos, es la mejor terapia cuando mi ánimo fluctúa hacia la baja. Admiro a la gente que sabe contar historias, y si son divertidas, mejor que mejor.

Cuando vivía en Alcalá de Henares, todos los jueves iba con un grupo de amigas a los cuentacuentos que organizaba el colectivo escénico Légolas. Aportaban a mi vida buena dosis de encanto y magia, cosas de las que estaba muy necesitaba por aquellas fechas. Era secretaria en una antigua academia de la calle Mayor, y el último año tuve que soportar un acoso mezquino, ya en los estertores de la que antaño fuera una academia de prestigio, por parte del matrimonio que al irse mi primer jefe, la dirigía.

Un profesor de ciencias que daba clases a los universitarios me dijo un día: 
-Esos dos no hacen el amor. Hacen aquelarres.

viernes, 14 de febrero de 2014

El reverso tenebroso de Albert Einstein.




Vídeo de Patrick Boivin - Técnica del stop-motion.



Cuentan que en una reunión social se encontraron Marilyn Monroe y Albert Einstein. Dicen que la rubia de oro le propuso lo siguiente:

-Profesor, usted y yo deberíamos casarnos y tener un hijo. ¿Se imagina un bebé con mi belleza y su inteligencia?

A lo que Einstein respondió:

-Desafortunadamente temo que el experimento salga a la inversa y terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia.



Parece que esta anécdota no es real, y que se produjo entre la bailarina Isadora Duncan y el escritor George Bernard Shaw; tal y como refirió él mismo en la entrevista que le hizo el fotógrafo Alfred Einsenstaedt.

No te diré eso de que Marilyn tenía un CI más alto que el de Einstein, porque no me consta que ella se hiciera la prueba, y dudo mucho que el científico aceptara pasar por eso. Que la rubia era inteligente lo sabemos. Que el genio era un misógino, también. Se cuenta que cuando se exilió en EE.UU. las mujeres estadounidenses le recibieron con abucheos.

Pero empecemos con algo bonito.

En 1.896, en el aula de física del Instituto Politécnico de Zürich hay cinco alumnos. Resulta insólito ver entre ellos a una mujer. Se trata de Mileva Maric; una joven serbia muy audaz, poseedora de una gran determinación y extremadamente inteligente. Es la única mujer del instituto que estudia matemáticas, y en esa disciplina es especialmente brillante. Un compañero de clase lo escribiría después:

jueves, 6 de febrero de 2014

Antídotos para la rutina.




      


Un domingo como otro cualquiera, uno de tantos de no ser por esa mirada extraña que capta la intimidad de las cosas. La mirada que ilumina desde dentro como en los iconos que pintan, a golpe de oración, los piadosos monjes ortodoxos. Así es como cualquier parte del todo aparece siempre como lo que es: única e irrepetible.

Dormir, cocinar, hacer el amor, alimentarse, limpiar, abrazar, poner una lavadora, besar, ducharse, reír, tender la ropa, jugar, amar, ver, mirar, escuchar, tocar. Y por ahí los gatos haciendo de las suyas, como saltimbancos expertos que son. Jamás una secuencia se repite de forma idéntica.

lunes, 27 de enero de 2014

Trilogía




Foto: Mariaje López



La brisa cálida de la tarde
cediendo.

En mi regazo los dos:
tú y el silencio.

Paisajes íntimos de un encuentro
dulce y secreto.

Estampas de una trilogía de amor:
Dos…y el misterio.




Mariaje López


 
Si lo deseas, puedes dejar un comentario. 


martes, 21 de enero de 2014

Otoño en el Monte Abantos



Cruz en el Monte Abantos


Íbamos ladera abajo del Monte Abantos

Dicen que tiene leyenda ese monte, que sus valles eran lugar sagrado de nuestros padres Iberos,  que allí realizaban sus ceremoniales mágicos, empapados de cultos rúnicos de los celtas. Era un día espléndido, que de no ser por la presencia de las tonalidades otoñales pasaría por avanzada primavera. Los árboles refulgían en pequeñas porciones de sol y carmesí, desplegándose en abanicos de cien matices, salpicando con ellos el perenne verdor de los pinares. 



Entonces el recuerdo me trajo otros otoños. 

Otoños cuya belleza me había producido el mismo efecto de emocionada fascinación. Y otoños de sonrisas tristes y carpetazos, de solitud inasistida, de melancolía lentamente masticada. De luchas reiterativas y derrotas sin tregua. 

Otoños de terremotos vitales y lo peor, cotidianos. De penas dilatándose hasta estallar en canal, de goteras junto al colchón y céntimos esquivos, lapidariamente estipulados. Otoños de tediosas y agotadoras jornadas de suelos mojados y guantes de látex, y de encuentros desahuciados nada más nacer. 

Otoños de colosales naufragios, de intransigentes voces, de atropellos descarnados, de puños apretando dentro sudor y voluntad. Otoños de pies afirmando el paso al borde de la cuneta, de lentas y dolorosas reconquistas, de ingente trabajo creador. De cruda y terca búsqueda. De lágrimas dejadas para más tarde, siempre para más tarde. 






Acariciaba el perfil de la felicidad, mas desde su altura ya sólo esperaba observar en solitario. 

Pero ahora volvía de una cumbre donde hubo otra mirada acompañando la mía. Una mirada profunda sin esquirlas en el lagrimal. De súbito, en aquella calzada estrecha, tapizada de pequeñas llamas desprendidas de lo alto, los otoños del recuerdo y el de ahora se quedaron frente a frente, mirándose estremecidos. 

Los otoños del recuerdo preguntaron a mi otoño:

- ¿Se puede ser tan feliz?

Y mi otoño no fue capaz de responder sino con aquellas lágrimas que habían sido dejadas para más tarde, las que habían esperado tanto y tan calladamente para hacer su milagroso recorrido.

La mirada que había mirado conmigo desde la cumbre lo comprendió todo, y deteniendo su marcha, abrazó mi llanto. 


Mariaje López


 Premios 20Blogs 
Si lo deseas, puedes dejar un comentario.