jueves, 20 de marzo de 2014

Nada nos separará. (Recuperar el niño que fuimos).



Cala Bonna - Blanes (Gerona)


Resplandece el día y aprieta el calor. Entre el ribete de piedras que orlan la orilla se abre un hueco en el que irrumpen tímidas las olas, que encharcan la pequeña cavidad de arena blanca. Al marcharse nunca la vacían del todo, para regresar después suavemente con el dulce vaivén de una canción de cuna. Dejan a su paso estrellas de luz de cuatro puntas que brillan trémulas en el fondo.

Una niñita de largas trenzas juega a ser sirena, imaginando islas de costas negras donde las aguas rompen en las montañas. Cerca está la madre, vigilante, y a su lado el padre que sonríe con su mirada líquida de arrecife. Agazapada en la sombra de su ceño, una mujer de pelo blanco la mira con el gesto agrio destapado. Es el huracán que romperá su vida y la del hermano que aún tardará en nacer. La niña sirena, ajena al porvenir, hunde las manos en el agua, y las troca en nubes que vierten lluvia en su mediterráneo.


Al fin ha reparado en la extraña que lleva largo rato observándola. En su carita rellena se han formado hoyuelos de alegría. Por su expresión radiante he podido saber que me reconoce. Lleva medio siglo esperándome, y no obstante parece conocerlo todo sobre mí. Me estremezco al contemplar su noble mansedumbre y no puedo evitar pensar en su destino. 

El océano ha traído hasta la costa las piezas deslabazadas de mil naufragios, materiales que han de servir para forjar cosas nuevas y mejores. "No te entristezcas", dice mirándome la niña con sus ojos dulces de avellana. "Con todo esto aprendiste y nos has salvado a las dos".

La corriente de resaca se lleva los desechos mar adentro, y centenares de lenguas húmedas lamen la orilla como si fueran gatos. Me arrodillo junto a ella, y rozo con los dedos su piel suave, la cara traviesa, las trenzas mojadas. "Ahora, ya nunca nos separaremos" afirma con el rostro iluminado. "Sí. Ya nada nos separará", respondo absolutamente convencida de que lo que digo es cierto.

Nos alejamos bordeando la costa, mezclando nuestras huellas desiguales en la arena lisa y fría, con la sonrisa puesta en los labios y un brillo idéntico en la mirada. Caminamos felices como bailarinas cogidas de la mano, serenamente confiadas, y sin volver la vista atrás.



Mariaje López.

Si lo deseas, puedes dejar un comentario. 


4 comentarios:

  1. Qué bonito Mariaje. Dar la mano a la niña, caminar con ella por la arena de playa, sabiendo que estarán ya juntas para siempre... Gracias por éste bello relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arancha, imaginé que este post te gustaría. Un abrazo enorme, linda.

      Eliminar
  2. Preciosísimo. Ciertísimo. Felicidades!!!!

    Mariajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias síster. A ti también hay que darte la enhorabuena, pues tu jamás te alejaste demasiado de esta playa, me parece. ;-)

      Eliminar