lunes, 22 de agosto de 2016

El mundo de la línea infinita: Fronteras (Extracto)

Cuarta entrega de cortes de El mundo de la línea infinita, Fronteras. Quedan dos.





Érase un pájaro chiquitín, volando en un parque grande, muy grande. 
Érase un pajarín coqueto, con plumas de color azul, muy azul. 
Érase un pájaro chicuelo que vivía en un árbol viejo, muy viejo. 
Érase un pajarito muchísimo más que bonito. 

Orgulloso de su hermosura, destilaba candidez. Ni lo uno ni lo otro le sirvieron para ganarse el respeto de sus vecinos, quienes lo consideraban engreído y mentiroso. Era esta fama injusta pero comprensible, ya que el animalito insistía en proclamarse descendiente de un ángel, lo que le convertía en el hazmerreír de todos. Con total seriedad afirmaba que fue el ángel quien lo vistió con su manto azul, color que por otra parte, tantas envidias suscitaba. Un día, sin saber cómo ni por qué, su guardián alado lo llevó hasta el Parque del Estanque y luego de besarle la frente, se marchó dejándolo allí. Cuando los demás le preguntaban el motivo de tan arbitraria decisión, nunca sabía qué responder, y eso no ayudaba a que lo tomaran en serio. 

Desde su llegada, vivió en una rama del árbol añejo, al que ya consideraba una extensión de sí mismo. Esto acaeció inadvertidamente; pues dicha imagen de fusión se repetía en sus sueños; sueños que a su vez, parecían estampas de otra vida anterior. Por tal motivo estaba convencido de que el árbol y él, eran la misma cosa. Por ejemplo: confundía el vaivén de ramas con su batir de alas, y este pequeño ejemplo dará idea de su alto grado de confusión. No podía sospechar el pajarito cuán rápidamente el destino se encargaría de trastocar sus creencias. 

El mundo de la línea infinita. (Mariaje López y Marta Virseda)
Gracias por cada vez que me dices algo antes de irte. Gracias por tu tiempo, y si además compartes, me ayudas a avanzar.

Licencia Creative Commons Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0  .

4 comentarios:

  1. Hay pájaros que te hacen pensar. Incluso los hay que parece que te hablan. Muy bueno, Mariaje,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, si te gustó el principio, creo que te gustará el final. Niña, árbol y pájaro surcan las seis hitorias del libro, entrelazándose a lo largo de toda una vida humana.

      Eliminar
  2. Los pájaros también nos muestran su sentir, siempre con increíble delicadeza y delicados movimientos. Precioso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es una historia bonita, con sus matices de gris, la de este "pajarito muchísimo más que bonito", je je. Cuando publiquemos este álbum, seguuuro que a ti, particularmente, te encantará. Lo presiento. ;) Y hasta te inspirará unos cuantos haikus, jeje.

      Eliminar