jueves, 19 de enero de 2017

La perfecta alegría






La alegría más pura surge de la tristeza, como un pozo de agua que brota en el desierto. Es en la tristeza donde el corazón se aplaca y la razón se asienta, para emerger más limpia y reforzada. Al final de la senda de la tristeza se encuentra la puerta de la escalera que sube o baja; y la dirección que allí se tome es voluntaria, hacia el infierno de la depresión o hacia la esperanza. La muerte en vida o la vida rescatada. 

En tu coraje está el esfuerzo de elevar el peso de tu materia o dejarla caer. 

Yo elijo avanzar, subir peldaño a peldaño con mis heridas, para que el sol las cure, sin alharacas ni aleluyas; en mansedumbre. Porque ya sé que de la pena profunda y atendida brota la perfecta alegría. No me preguntes por qué lo sé: lloraríamos. 

Sólo te diré esto: cuando el alma comprende lo que no es, y acepta su pequeñez, está preparada para descubrir y celebrar toda su grandeza.  


Mariaje López

Gracias por cada vez que me dices algo antes de irte. Gracias por tu tiempo, y si además compartes, me ayudas a avanzar.

2 comentarios:

  1. Muchísimas personas hemos optado por resurgir y seguir adelante. Muy bien como lo expresas escribiéndolo y sintiéndolo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta eso que dices, Carmen. Otro abrazo para ti y gracias por comentar.

      Eliminar