martes, 12 de febrero de 2019

El enterrador (Un microcuento para Blas de Lezo)


Microcuento que leí en el programa de RNE Sexto Continente, dirigido y presentado por Miguel Ángel de Rus.




A paladas de tierra húmeda sepulto al hombre al que renombraron con la mitad de ese título, y sabe Dios que hubieran de llamarle hombre y medio, pues si a su cuerpo le faltaban miembros, a su valor y determinación no les faltó nada. Lo puedo contar yo, que luché con los españoles contra aquel bosque de navíos ingleses, y supe de la vergüenza con que regresaron a su patria después de haber dado por cierta la victoria anticipadamente. El rey británico hizo hasta acuñar monedas conmemorativas y luego prohibió a los historiadores relatar tan imprevista derrota. No conocían al tullido, ni se imaginaban lo que era capaz de mover y remover los brazos y piernas de sus hombres, y más su bravura. 

Sello la lápida y escucho algunos gemidos, y veo humedecerse rostros bien curtidos. Los que le conocieron no lo olvidarán, pero me pregunto si la historia lo enterrará en su olvido más profundamente que yo. Tengo por cierto que no lo permitirían sus paisanos si británico fuera, pero los españoles tienen un punto de acomplejados que les hace recrearse en sus miserias y despreciar sus grandezas. 

Mariaje López© Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

sábado, 9 de febrero de 2019

Lo que vemos y lo real



Imagen: Estudio Saatchi & Saatchi (Publicidad para un museo de arquitectura)

Miro hacia fuera, y veo lo que deslumbra embadurnado de luz; miro hacia dentro, y adivino lo que dormita cargado de sombra. Miro alrededor, y veo lo que el mundo de los hombres quiere mostrarme, además de lo que prefiero ver. 

Indistintamente a lo que busque la mirada, ya sea egocéntrica o solidaria, ya persiga la verdad o edifique la mentira, ya sea su fin la iniquidad o la justicia, se nos olvida que lo que percibimos, es solo una pequeña parte de lo que existe

Si tuviéramos la visión del todo, decidiriamos de otra forma, o hasta puede que dejásemos de tomar decisiones, en la consciencia abrumadora y paralizante de la complejidad infinita de lo real. 

Nuestra incapacidad para contemplar la realidad total debería obligarnos, por una suerte de de determinación genética, a buscar otras caras de lo real en la mirada de otros. En lugar de eso la tendencia es negacionista o en el mejor de los casos, tolerante. 

Puesto que tal determinación no existe, la conclusión es que como sujetos filosóficos estamos mal planteados, y temo que no hay arquitecto al que reclamar. 


Mariaje López© Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

sábado, 2 de febrero de 2019

LA NIÑA DEL RINCÓN: la voz de una resiliente




“La vida carece de trucos. El destino es nuestro mejor aliado, junto a ese magnetismo que nos acerca, queramos o no, para aspirar de nuevo la esencia de lo que hemos sido y lo que somos. Y esa vuelta hay que recibirla sin miedo, con todos los honores, apostando por el resto de los días, puesto que nada ha sucedido en vano, y todo aquello que nos marca se aposenta en la memoria con una fuerza extraordinaria”. (La niña del rincón p. 80).

domingo, 27 de enero de 2019

El tiempo y sus reflejos

Imagen: http://loqueimaginoyloquevivoyo.blogspot.com

Esta cara que ya apenas reconozco,
que en el mortecino espejo me desafía,
esa mirada que no parece mía
en un charco de amargura congelada.

Ese rostro que me define y califica,
que ruin traidor a mi agonía espanta,
y ya no escucha a mi alma cuando canta
ni me empuja tras ella a la deriva.

Mariaje López© Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

martes, 22 de enero de 2019

Del antifeminismo femenino y otras sospechas


Hay una corriente femenina antifeminista, y puedo entender y hasta estar de acuerdo con algunos de sus postulados. Por ejemplo que un feminismo bien entendido no debe buscar rabiosamente la venganza, sino enfocarse más arriba, en la justicia. No es feminista odiar al hombre, sino buscar que comprenda y asuma lo indebido de su posición cuando se asienta en la desigualdad.

sábado, 19 de enero de 2019

Ruta de Beatricia en Alcalá: (XII)



Foto: MiPaco

"A veces Liena rozaba con los dedos las columnas más antiguas, y sentía como si le susurrasen historias al oído. Le encantaba salir a pasear los domingos por la mañana, porque nunca sabía lo que iba a encontrarse. Un día podían estar los soportales inundados de caballetes; otro, tomados por estatuas vivientes; otro, por artesanos. Era frecuente ver algún grupo de cómicos vestidos de época ilustrando las rutas teatralizadas. Por San Antón llenaba la calle una fila de mascotas con sus amos, desde la Casa Tapón hasta el Hospitalillo, templo donde recibían los animales la bendición del santo. Caballos, mulas, borricos, algún gato serenísimo provisto de arnés y otros menos pacientes en su trasportín, canes de toda raza y sin ella, periquitos, loros, cotorras, tortugas, alguna que otra iguana, peces en sus peceras, hámsteres en sus jaulas y conejos variados con susto en el cuerpo.

viernes, 18 de enero de 2019

Ruta de Beatricia en Alcalá: (XI)


Foto: MiPaco

"Con las manos crispadas sobre la mesa y la barbilla hundida en el pecho, llorando en silencio y sin aspavientos, le parecía la persona más desgraciada del mundo. Compadeció a su madre como nunca lo había hecho. 

―Cambiaré. 

―¿Quieres ayuda? 

―Eres lo único que me queda. Haré lo que quieras. 

―Lo que quiero es que hagas un viaje. 

―¿Un viaje? 

La miró confusa. Una propuesta de esa clase era lo último que esperaba oír. 

jueves, 17 de enero de 2019

Ruta de Beatricia en Alcalá: (X)


Foto: MiPaco

"Esa noche Maica tampoco pudo conciliar el sueño, pensando en las llamadas que tendría que hacer por la mañana para notificar un imprevisto y necesario viaje sin causar por ello demasiada alarma. Esquivó a los curiosos prometiéndoles contar todo a la vuelta, y utilizó la excusa de las prisas, por suerte, un argumento socialmente protegido, y por tanto, inapelable. 

El día señalado acudió a la plaza de las Bernardas y se sentó cerca de la puerta de la iglesia. Era la hora de la siesta y el calor apretaba, pero corría el aire y a la sombra se estaba bien. A las cuatro y cuarto se presentó un hombre con barba, bien parecido y de mediana edad. Llevaba puesto un sombrero de color naranja. 

miércoles, 16 de enero de 2019

Ruta de Beatricia en Alcalá: (IX)


Foto: MiPaco

"Anduvieron unos metros junto al Hospitalillo, hasta pasada la puerta de la iglesia. 

―¿De verdad no quieres que te acompañe? ―insistió Dani―. Si tu madre es como dices, y no dudo de tu palabra, se cortará un poco si hay un extraño. 

―Eso crees, pero es porque no la conoces. Y entre capear el temporal yo sola o morirme de vergüenza, opto por lo primero. 

―Más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena. 

Llámame si lo necesitas. 

―No te preocupes. Si de verdad lo necesito, lo haré. 

martes, 15 de enero de 2019

Ruta de Beatricia en Alcalá: (VIII)


Foto: MiPaco

"No había nadie en la sala del comedor. La cruzaron dejando atrás la cocina y se unieron al grupo de turistas en la botica, donde Rodrigo de Cervantes, cirujano sin título, bien pudo haber atendido a sus pacientes. Como en el resto de las habitaciones, se exponían allí muebles de los siglos xvi y xvii: una mesa de curas, un sillón de madera provisto de una extensión articulada, una alacena llena de tarros, utillaje de cirugía y sangraderas.