jueves, 13 de septiembre de 2018

¿Qué sabe usted del amor?



Carlos Alsina, periodista y actualmente director del programa "Más de uno" en ONDA CERO


¿Qué sabe usted del amor?

La pregunta se la hizo ayer por la mañana Carlos Alsina a sus numerosísimos oyentes. Y entre las respuestas, salpicó tres entrevistas sobre la marcha a quienes se suponía más enterados que el resto, por aquello de sus quehaceres profesionales. Creo recordar que un psiquiatra, un antropólogo, y la escritora de superventas de novela romántica, Megan Maxwell, que ofreció su particular opinión sobre  el tema, y estuvo bastante divertida, he de decir... y escéptica. El antropólogo habló de reacciones físicas, y el terapeuta se fue, más que por los cerros de Úbeda, por las montañas del Tíbet.  

jueves, 6 de septiembre de 2018

Beatricia: Capítulo 3 —El abismo del ángel—


A manera de pequeño regalo, iré poco a poco dejando aquí el prefacio y los tres primeros capítulos de Beatricia, con ánimo, no lo niego, de incitarte a proseguir el viaje.



CAPÍTULO 3

El abismo del ángel 




Un rastro de virutas parpadeó en el aire y quedaron dos figuras al esfumarse las trizas: una muchacha y un hombre. Ante ellos se dilataba una inmensa arboleda en la que titilaban mares de hojas encendidas. Escuadrones de luciérnagas repartían a sus plantas gotas de luz amarilla, y en lo alto las estrellas se arremolinaban en caracolas azules. Una pequeña luna buscaba el amparo de otra más grande, ambas tan blancas y graciosas que recordaban a una yegua y su potrillo. 

―Yaso y Nuno ―dijo el mago señalándolas. 

El suelo estaba compuesto de piedrecitas doradas que reflectaban la claridad del bosque. Era noche, mas tan luminosa y plácida que diríase un bello atardecer. Liena recogió un puñado de tierra. 

―¡Parece oro! 

―Quizá lo es. 

―No te burles. 

―No lo hago. 

―¿Esto es Beatricia? 

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Beatricia: Capítulo 2 —Una cárcel en ruinas—


A manera de pequeño regalo, iré poco a poco dejando aquí el prefacio y los tres primeros capítulos de Beatricia, con ánimo, no lo niego, de incitarte a proseguir el viaje.



CAPÍTULO 2

Una cárcel en ruinas


Liena deambulaba al azar, maltratando los adoquines con su andar furioso. A medida que la decepción era sustituida por la tristeza, aminoró la marcha. Se dio cuenta de que la gente la miraba al cruzarse con ella. Se secó las lágrimas con un pañuelo de papel y lo arrojó manchado de tizne a la papelera. No lloraba en público desde el día que enterraron a su padre. La misma tarde del funeral, una vez en casa, su madre y ella se enzarzaron en una escandalosa trifulca. Marcela, fuera de sí, la responsabilizó de la muerte de Jesús. “Peleamos por tu culpa”, escupió sin inmutarse. La cruel sentencia se incrustó en su cerebro como el filo de un hacha; el dolor le restaba bríos para rechazarla, y desde entonces asumió su culpa con la forzosa clau- dicación de un reo a perpetuidad. Con el tiempo acabó por repar- tirse la carga del pecado con su madre, concluyendo que tuvieron parte las dos, lo cual no evitó que desarrollase una gran aversión hacia su progenitora. Según crecía, identificaba mejor las mani- pulaciones, los lazos con que su madre asfixiaba a sus víctimas. Así que ahora, una vez reunido el valor para liberarse, lo último que haría sería volver con ella. 

martes, 4 de septiembre de 2018

Beatricia: Capítulo 1 —La noche en blanco— Parte 2


A manera de pequeño regalo, iré poco a poco dejando aquí el prefacio y los tres primeros capítulos de Beatricia, con ánimo, no lo niego, de incitarte a proseguir el viaje.



CAPÍTULO 1

La noche en blanco —Parte 2—


La fuente de la puerta de Aguadores estaba iluminada. Desde la esquina del convento de las carmelitas se oían los tamboriles anunciando el performance multitudinario de las 19:00 en la plaza Mayor. El cohete que preludiaba el comienzo del acto sorprendió a Liena en el callejón de Santa María, a espaldas de la capilla del Oidor, desde donde alcanzaba a ver la plaza. Todo quedó en silencio; solo las cigüeñas en lo alto de las espadañas se negaban a callar. Como todos los demás, la joven se quedó inmóvil: la mano izquierda en el bolsillo de la cazadora, la derecha suspendida en el aire, alzada levemente la barbilla, el semblante serio, la mirada estática y perdida entre la muchedumbre. Una perfecta efigie polícroma en el balanceo de un paso. 

lunes, 3 de septiembre de 2018

Beatricia: Capítulo 1 —La noche en blanco— Parte 1

A manera de pequeño regalo, iré poco a poco dejando aquí el prefacio y los tres primeros capítulos de Beatricia, con ánimo, no lo niego, de incitarte a proseguir el viaje.




CAPÍTULO 1

La noche en blanco —Parte 1—



Diario de Alcalá, 14 de junio de 2012


La policía busca intensivamente a una joven desaparecida en el municipio madrileño de alcalá de Henares. La muchacha falta de su domicilio desde el pasado sábado, celebración de la última Noche en Blanco en esta localidad. El Cuerpo Nacional de Policía tiene activado desde el lunes un dispositivo de búsqueda en el entorno del río Henares a su paso por la ciudad complutense, y está rastreando pistas que conduzcan al hallazgo de Liena Toledo Martínez, de dieciséisaños y vecina de este municipio. La operación ha concluido a las 17:00 horas de ayer sin resultados positivos. Se han abierto nuevas líneas de investigación, y está previsto reanudar la búsqueda mañana viernes.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Beatricia: Prefacio (Bowie)


A manera de pequeño regalo, iré poco a poco dejando aquí el prefacio y los tres primeros capítulos de Beatricia, con ánimo, no lo niego, de incitarte a proseguir el viaje.



PREFACIO 

BOWIE


Anoche me acosté con el firme propósito de reanudar hoy la corrección de Beatricia, latido inquieto de mi conciencia desde medio año atrás. Seis meses de hospitales y noticias regulares. Aspiro a una mejoría que llega demasiado lenta, dudosa a veces. Ya vuelco la mano derecha en el teclado, no sin que mis tendones protesten; pero he dicho que de hoy no pasa.

Me despierta de un tajo la muerte de Bowie, tiene que ser una broma infame. En Twitter leo: "Lamento mucho y me entristece decir que es verdad”. Es Duncan, su hijo, el director de la conmovedora y premiada Moon.

viernes, 17 de agosto de 2018

Duermevela



Ilustración: Mel Odom

Roce tan leve que me desvela apenas. De madrugada me encuentro con tu mirada grande arrullando la dulce víspera recién nacida. 

Aún en brazos del sopor alcanza mi mano tu mejilla, la escalo mirando hacia tu frente, buscando el recodo de tus ojos camino de tus labios. 

El sueño me seduce, meloso, tira de mí; no deja que me abandone a tu suerte pero me concede algunos sorbos de ternura y silencios.

Sin poder resistirme atrapo tu mano, la entrelazo con mis visiones para que nos guarde el amor hasta que amanezca, con la interrogante viva. 

¿Qué anhelo brillaba anoche, en qué isla me buscaban tus pupilas, en qué consuelo?
¿Qué, que no llegaste a decirme, y persiguió mis sueños hasta el alba?


Mariaje López  © Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

martes, 31 de julio de 2018

Despiadado cincel



Imagen tomada de la Web de Ricardo Naise: De la sombra y el anhelo


Esta cara que no reconozco, que en el espejo me desafía; esa mirada que no parece mía, en tanta amargura congelada.

Este gesto de lágrimas vencido, que esculpió día tras día la inocencia y la dejó inconclusa; trastocada, malherida.

Este rictus de melancolía, gota en la caliza horadando risas, atravesando huesos y membranas para quedarse al fin estancado en la otra orilla, formando excrecencias puntiagudas.

Este rostro que me define y aniquila, que me traiciona y sentencia, que ya no escucha a mi alma cuando canta.

Esta caricatura que me retrata injustamente, que se niega ingrata a desdibujar las huellas de mi cansancio acumulado.

Este semblante maldito que irrumpió en la calma, sin ser bienvenido, para quedarse hasta el final, como testigo inmutable del prolongado grito.


Mariaje López  © Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.


viernes, 27 de julio de 2018

Al acecho



Ilustración: Ofra Amit

Este dolor constante que arrastro,
 que me arrastra, que empujo, que me lleva,
que atrinchera todas las horas en sus ventanas y cornisas.

Este dolor eterno que me observa,
que me llama, que derrocha mis vigilias tercas
en sordas templanzas de vieja cínica.

Este dolor afilado que me asalta, 
que me desnuda, que se agarra al hueso de la memoria,
que no cede a mi desesperanza ni a sus premisas.

Este vivir al peso de tanto lastre, 
de suelta grava que susurra, que atormenta, que ahoga el júbilo incipiente
en sus mareas negras. Y que nunca olvida.



Mariaje López  © Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

jueves, 26 de julio de 2018

Vacaciones en el jardín




Como tantas noches de verano, desgasto la tumbona en alguna parte del jardín, bebiendo a sorbos la última tisana del día, que sabe a regaliz. La cigarra que se instaló esta tarde en una rama del cedro, atronando el patio, se ha mudado a un jardín vecino, y ahora su carraquilla parece dulce y melódica. 

Ya no hay gorjeos de pájaros, ni zumbidos de abejas. Los pocos ruidos mecánicos que por el día perturban la cadena apacible de las horas, de noche callan como gatos al acecho. Silencio oscuro de amarillentos halos flotando entre las macetas, el oasis levantando misterios parcialmente revelados. El jardín nocturno que nunca duerme espera a sus noctámbulos moradores. Los caracoles aprovechan para salir a comer. A veces hay que llevarlos al campo para dar un respiro a las plantas. 

El jardín es el alma de la casa. Lo he visto crecer, transformarse, amoldarse a nuestra imaginación. Poco a poco se ha provisto de rincones sencillos y acogedores, que para nosotros están llenos de encanto, donde antes solo había maleza y caos. Con todo no ha perdido su corazón salvaje. No es un jardín ostentoso, ni elegante; ni siquiera puede decirse que sea un dechado de armonía. Hay en él mucho elemento reciclado, disparejo, incluso hay alguno fuera de contexto. Carece por completo de un cuidado diseño previo.