sábado, 9 de febrero de 2019

Lo que vemos y lo real



Imagen: Estudio Saatchi & Saatchi (Publicidad para un museo de arquitectura)

Miro hacia fuera, y veo lo que deslumbra embadurnado de luz; miro hacia dentro, y adivino lo que dormita cargado de sombra. Miro alrededor, y veo lo que el mundo de los hombres quiere mostrarme, además de lo que prefiero ver. 


Indistintamente a lo que busque la mirada, ya sea egocéntrica o solidaria, ya persiga la verdad o edifique la mentira, ya sea su fin la iniquidad o la justicia, se nos olvida que lo que percibimos, es solo una pequeña parte de lo que existe

Si tuviéramos la visión del todo, decidiriamos de otra forma, o hasta puede que dejásemos de tomar decisiones, en la consciencia abrumadora y paralizante de la complejidad infinita de lo real. 

Nuestra incapacidad para contemplar la realidad total debería obligarnos, por una suerte de de determinación genética, a buscar otras caras de lo real en la mirada de otros. En lugar de eso la tendencia es negacionista o en el mejor de los casos, tolerante. 

Puesto que tal determinación no existe, la conclusión es que como sujetos filosóficos estamos mal planteados, y temo que no hay arquitecto al que reclamar. 


Mariaje López© Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

2 comentarios:

  1. Esfinge traviesa23/3/19 0:46

    Nunca vemos la realidad con objetividad. Siempre hay un relativismo subjetivo que cada uno imprime a su percepción. De hecho los recuerdos siempre tienen una parte inventada por quien recuerda. López, claro que no hay Arquitecto. Estaría bien reclamar por no estar contentos con nuestras perspectivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjese que incluso al releer esto, me parecía hacerlo desde otra mirada. Cosas del tiempo y del momento, Esfinge, como dice siempre un amigo; no somos ná.

      Eliminar