sábado, 6 de octubre de 2012

Cuando los conciertos eran recitales, y vino Raphael.

Pocos lo recordarán, pero en España, hasta principios de los 70, a todo concierto que no fuera de música clásica se le llamaba "recital". Aquí fue Raphael quien empezó a dar el título de concierto a sus actuaciones y vistió al público de gala para los estrenos.


 Aquí una prueba de lo que digo:en la foto todavía puede leerse "Los recitales de Raphael" en la cartelera.


Hace pocas semanas asistí a uno de sus conciertos.

No ha sido el primero. Aquella noche setentera, el Palacio de la Música de Madrid estaba lleno de celebridades. Yo iba por primera vez a una gala de estreno; con un vestido largo y diecisiete años recién cumplidos.





Antes de eso había conocido a Doña Rafaela, la madre del artista, y a través de ella conocí al fraile que dos años más tarde oficiaría mi boda. El padre Esteban de Cegoñal había sido el primero en educar la voz del pequeño Rafaelín, cuando estaba en la escolanía de la que era fundador y director.






Conservo unas fotos de aquellos tiempos que me dio Fray Esteban. Muestro una con el niño de la voz prodigiosa en primer plano.




Tengo que detenerme a contar algo sobre este franciscano, organista oficial de la Basílica de Jesús de Medinaceli, gran músico y compositor. Nuestra reina acudió a sus conciertos en varias ocasiones, situación que desde hace años ya no podrá volver a darse. El Padre Esteban tenía dos amores: Dios y la música. Con más de ochenta años sufrió una caída en la ducha que lo dejó casi ciego, por un desprendimiento de retina.  Daba de memoria conciertos enteros de los clásicos, porque no podía leer las partituras.

Cada febrero, en el día de los enamorados, compraba una rosa roja y la depositaba sobre el teclado del órgano monumental de la basílica. Decía que la música era su novia.

Un día, con el templo ya vacío, me condujo hasta el coro y me dijo:

-Para tí.

Las notas de la tocata y fuga en re menor de Bach comenzaron a fluir como salidas directamente de sus manos; el recinto se llenó de acordes que recorrían las columnas y bóvedas, que rebotaban desde el suelo para elevarse de nuevo en espirales fantásticas sobre nuestras cabezas.




La amistad con el cantante salido de sus filas duró toda la vida. Aquí una foto durante el rodaje de la película  "El Ángel".  En el reverso me escribió, divertido: 'Un fraile de verdad y otro de mentira'.




El Padre Esteban fue la primera persona que me dijo que yo tenía que escribir. Le recuerdo como un regalo que la vida quiso darme, un regalo maravilloso.

Por aquella época me inscribí en el club raphaelista de Madrid. Eso me dio la oportunidad de conocer un poco más de cerca al artista. A Raphael sin bambalinas. En las reuniones y comidas que se celebraban periódicamente, y a las que él asistía, reinaba cierta familiaridad. De hecho, a esta condición aludía un programa de radio de una hora de duración, que se emitía diariamente, y que se llamaba 'La gran familia raphaelista'. Lo presentaba Pedro Sáez y estuvo varios años en antena.


Conservo algunas fotos de aquella época, con mi aspecto de pipiola.




Y algunas otras más tardías:















         Mi cumpleaños...




Hay una distancia considerable entre el Raphael de las cámaras y el Raphael de las tablas. Quien lo ha visto en directo sabe de qué hablo. La conversión es casi inevitable por muy reacio que seas. Hay algo que conmueve, y es la entrega, todo lo que se adivina detrás de una voz y una puesta en escena.

Este vídeo muestra algo de lo que digo, pero no deja de ser un vídeo. 
La canción de G. Becaud, 'El indio'. A la gente se le ponía el pelo de punta. 1974: ¡qué conciertos!

 

Entonces puede que fuera un poco más divo. Nunca tanto como podría haberlo sido si se hubiera justificado con su repercusión a nivel mundial. Quienes le hemos seguido sabemos de su bitácora de apoteosis. Desde esa perspectiva, asombra su humildad. A ella se ha añadido con los años un caudal enorme de sabiduría. Sólo tenéis que escucharle en las entrevistas, y hasta os invito a comprobar la elegante sobriedad de su Website: http://www.raphaelnet.com/ . Dice muy poco, sólo lo esencial. Y podría decir tanto...

Hace muchos años que perdí el contacto con el entorno. Sigo yendo a los conciertos. Y no olvido aquellos años llenos de emociones increíbles. 

¿Y ahora?  Pues que lo diga él...
Mariaje López


15 comentarios:

  1. Raphael tiene la extraordinaria virtud de mantener en un justo equilibrio, su grandeza como artista, sin sacrificar su calidez humana y así ha sido siempre desde sus inicios hasta la fecha, como por fortuna has (y hemos) podido comprobar. Por eso le admiramos y queremos tanto.



    ResponderEliminar
  2. Si. Desde luego su figura forma parte de mi historia personal. Le debo muchos buenos momentos. Me maravilló siempre el respeto que mostró por sus fans, sin que eso le impidiese la cercanía.
    Supongo que de haber seguido yo por sus alrededores, actualmente estaría más maravillada aún, porque ya en la distancia percibo la crecida de su caudal. Encontrarme con una foto suya es como ver a alguien de la familia, y ver vídeos suyos es como volver a vivir una parte de mi vida. Si, se hace querer el de Linares. La desmesura de su biografía no lo ha sepultado como ser humano.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/6/13 4:36

    RAPHAEL, tanto en su vida artistica como personal, es un ser ejemplar, lo queremos y lo admiramos mucho, desde hace decadas,en Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo merece, como bien sabemos. Gracias por la visita.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Wow!...lo que siempre digo ... la vida siempre estará en deuda conmigo, yo quería vivir esto que vos contas, pero nací tarde. Gracias a Dios y a mi Madre que lo han puesto en mi camino. Tiene la nobleza de los Grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegro de que alguien te lo presentara. Más vale tarde que nunca, y se ve que has recuperado el tiempo perdido, si ya has descubierto su nobleza.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Gracias! http://viva-raphael.com/

    ResponderEliminar
  6. Anónimo20/3/14 3:29

    Recuerdo perfectamente aquél programa "La gran familia Raphaelistica"... Era muy niño, y en mi casa todo era flamenco, pero Raphael me entusiasmo... Grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado lector: ¡Qué recuerdos! No se llamaba exactamente "raphaelística", sino raphaelista, pero nos entendemos, ¡ja ja! Un saludo, grande. ;-)

      Eliminar
  7. Raphael es un gran profesional de la canción y a la vez de la interpretación. Un trabajador total que es conocido en casi todo el mundo.
    He conocido el museo que hay de él en Linares (Jaén) su pueblo. Ha sido muy generoso al donar todo lo que hay allí, es muy curioso verlo.
    Quien no haya conocido su trayectoria se asombrará de todos los premios que le han concedido y todo lo demás.
    Mariaje este ha sido tu premio que le regalas al él. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Ya me comentaste una vez que habías estado en el museo, y colgaste unas fotos en Post. La verdad es que tienes razón en lo que dices. Yo es una visita que tengo pendiente. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Christian26/9/14 9:27

    Le agradezco por tan interesante artículo y la felicito por haber vivido tantos hermosos momentos junto a Raphael. Sólo quería hacerle una consulta, tenía entendido que Raphael perteneció a la Escolanía del Colegio San Antonio desde los 4 años. Deduzco que el Padre Esteban allí lo "descubrió" como voz excepcional. Sin embargo, Ud. manifiesta que él era el organista en la Basílica de Jesús de Medinaceli. Entonces, ¿tanto el colegio como la Basílica están juntos? Le agradezco por su respuesta. Un saludo desde el Perú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chistian, con gusto resuelvo tu duda. El padre Esteban descubrió a Raphael, Rafaelín, o Falín, como le llamaban, en Cuatro Caminos. Pero cuando yo conocí al buen fraile y músico, ya estaba en Medinaceli, Basílica situada en el centro de Madrid, cerca de la Fuente de Neptuno y del Congreso de los Diputados.

      Gracias por el comentario y un saludo. Estuve en su país y me gustó mucho. Lo cuento en este blog, a lo largo de siete u ocho capítulos.

      Eliminar
  9. Trabajé con mi Padre en el convento de Jesús de Medinacelli y conocí a Fray Esteban. Tambien me llevó al órgano en multitud de ocasiones. La primera vez interpretó Tocatta y fuga en Dm de J.S Bach y me regaló la misma foto con Raphael con la misma dedicatoria ��
    En su celda del convento tenia un pequeño organo Casio ☺️
    Que gran hombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos sido privilegiados por conocer al P. Esteban, por escucharle tocar para nosotros y por haberle tenido como amigo. Un abrazo, y gusto en saber de ti, bienvenido a esta casa. Los amigos de mis amigos son mis amigos.

      Eliminar