miércoles, 18 de marzo de 2020

Desde mi ventana. (Carta de ánimo para un aislado)

Foto: El País digital


Hola: desde mi ventana pienso en ti, en tu soledad. Quizá para ti no esté siendo fácil, aun en el caso de que tengas cierta costumbre, y hasta cierta querencia por ese estado de intimidad contigo mismo. No es lo mismo cuando uno se siente vulnerable. 

Desde mi ventana, visitada por pájaros y engalanada de verdes, pienso en ti, y en tu soledad. Y pienso en que tal vez llegue el momento en que yo estaré en tu misma situación. Hay bastantes posibilidades. 

Quiero decirte que aunque no te lo parezca, estamos contigo. Que esta locura que nos ha pillado desprevenidos, no podrá derrotarnos si sacamos a flote lo mejor de nuestra especie, que tan a menudo traicionamos. Cuando las cosas se ponen difíciles hay una fuerza que se desata, que nos hace dignos de nuestras mejores opiniones sobre nosotros mismos. No desesperes. Todo, todo, y todo pasará. 

Aprovecha esta prueba para convertirte en mejor persona. Yo lo estoy intentando. Inténtalo tú también. La soledad es la mejor compañía para aprender. ¿No te lo crees? Mira dentro de ti. Puede que te sorprendas para mal en algún aspecto, pero te sorprenderás también para lo mejor. 

Pon toda tu voluntad a tu servicio, toda tu fuerza. Pronto sanarás y prestarás a otros tu apoyo experimentado. Te deseo salud y alegría. Te deseo lo mejor hoy y mañana, hoy desde mi ventana, mañana quizá desde la ventana de un hospital. Siempre desde el corazón. 

Un abrazo. 

PD: Me dicen que me presente para que puedas hacerte una idea de quien te escribe. Mi nombre es Mariaje López. Soy escritora y poco más. En julio cumplo 63 años. Soy razonablemente feliz aunque nunca faltan problemas. Trato de vivir en paz, cosa que no siempre consigo. Y tengo un montón de abrazos guardados para cuando se levante la veda. 

¡MUCHO ÁNIMO!

2 comentarios:

  1. Hola López. Me alegra ver que sigue viva y coleando. Como le escribí en mi comentario a su anterior publicación, espero que vaya solventado los problemas, con valentía como usted sabe.
    Me alegro de leer estas líneas, donde ofrece lucha y ánimos. Efectivamente, Ojalá todo pase y podamos repartir los abrazos guardados. Esto pinta para más del doble de lo anunciado, así que habrá que comentar, luchar y animarse durante el tiempo que dure el aislamiento.
    Un fuerte abrazo a vuestra merced.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuídese mucho y cuide a los suyos, estimada Esfinge.

      Eliminar