lunes, 17 de julio de 2017

Los puentes caídos




Uno puede querer rectificar a veces, para volver a lo de antes, para recuperar lo perdido. Mas lo que se perdió, perdido está.

Con perseverancia en la nueva construcción se levantarán otros puentes, para llegar a orillas quizá mejores. Pero nunca podrán ser los mismos puentes que se derrumbaron.

No importa, mejor así. Abracémonos al esplendor de lo diferente, de aquello que con amor nos esforzamos en construir. Y quizá nos sorprenda el otro lado, ahora lejano.


Mariaje López.

Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

miércoles, 28 de junio de 2017

Oración a la Paz


Tristeza infinita por una vida perdida. Por varias. Por tanto sufrimiento y dolor. A veces llanto amargo, desesperado. A veces silencio profundo como la muerte. Llanto por la pérdida anticipada, antes del final definitivo. Llanto por lo que no supimos comprender de esa pérdida.

Pero estamos aquí y no podemos desandar lo andado ni cambiar las cosas que no dependen solo de nosotros. No entendemos nada, pensamos que la vida es un despropósito, como los humanos; y queremos abandonar, rendirnos. 

Pero estamos aquí. Estamos aquí, con todo a cuestas. Huyendo del dolor que no queremos, y encontrándonos con él a cada paso. Lloramos por todo lo que perdimos y no podemos recuperar. Y lo más terrible, sabemos que aunque pudiéramos volver atrás, lo más probable es que las cosas no cambiaran demasiado, porque las cosas no deprenden solo de nosotros.

Estamos aquí, a menudo inconscientes de lo que de verdad pasa. Estamos aquí, y a veces no podemos soportarlo. Y entonces, ¿qué hacer?

La única salvación es mirar hacia delante, como alternativa a la sinrazón. Acoger cuanta belleza y dicha la vida nos entregue; estar atentos, empaparnos de compasión y recibir a la paz con honores de reina.

Bienvenida seas. Cuando llegues, nos encontrarás esperándote como el artista a su musa. Nuestras manos se han llenado de compasión y lágrimas, y por ahora, ésas son las flores que tenemos para arrojar a tus pies descalzos. Bienvenida seas, paz, y cuando nos alcances, no camines tan deprisa que no podamos seguirte; no nos dejes atrás.

Todo lo que perdimos ha de ser llorado, y todo lo que nos traigas bendecido.

Estamos aquí y podemos hacer dos cosas: hundirnos lentamente en el Magma Oscuro, sin perdonar ni perdonarnos, o salvar todo lo que se pueda. La voluntad de vivir contigo o el empeño de morir en vida. 

Queremos soltar todos nuestros lastres, sin declinar responsabilidades, ni asumir las que no son nuestras. Queremos afrontarlas sin el peso de la culpa, o del rencor. Sin el peso de la memoria doliente.

Te recibimos, paz, en el ahora desnudo, en tu horizonte cercano hacia el que caminamos sin engañosa euforia y con el gesto amable. Con la sonrisa pronta y sin ruido. 

Deseamos la paz de haber sabido crecer, a pesar de todo, y de pensar que el hecho de haber crecido y permanecer así en el mundo, sirva para que nuestra vida y la de nuestros amados compañeros de camino resulte un poco mejor.


Mariaje López

Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

jueves, 15 de junio de 2017

El camino más corto a la alegría


Una vez más, compruebo que la tristeza es el camino más corto hacia la alegría.
Por eso hace tiempo que no la huyo, que no la temo.
Sé que solo quiere que me pare, que la escuche.
Y cuando hablamos y yo la escucho, aprendo y me renuevo, porque aprender es renacer.


Mariaje López


viernes, 26 de mayo de 2017

Miradas sin título




Me gusta cuando te detienes ante un charco para dejar beber a los pájaros, cuando sonríes al perrillo que llega con ganas de carantoñas, y que no molestes a los gatos cuando duermen. 

Me gusta que te sientes en un lado del camino para escuchar las voces de los que pasan, y la compasión que vive en tu mirada quieta, prendida en cada momento. 

Me gusta el amor de tu sonrisa multiplicando las horas, el rumor de tus latidos entre las hojas del bosque, la bienvenida que entregas en los brazos llenos de sol y espuma. 

Me gustan de ti muchas cosas, y la que más, encontrarme con el día en tus ojos, dentro de su borde aceituna.  


Mariaje López ©

viernes, 19 de mayo de 2017

Reseña: Ya no quedan junglas adonde regresar




Para empezar, del libro de Carlos Augusto Casas me llamaron la atención el título y la portada. Era un buen comienzo. Luego supe que había sido ganador del VI premio Wilkie Collins de Novela Negra, como el año anterior lo fue Salvador Robles con Troya en las urnas. Más tarde seguí con interés su acogida en los medios, que iba en la misma dirección. Sólo me quedaba coincidir con el autor en alguna feria para hacerme con un ejemplar firmado. Estaba de suerte: nuestro editor, la casualidad, o ambos, tuvieron a bien llamarnos a firmar juntos en la Feria del Libro de Valladolid. 

Pilar García Muñiz entrevista a la autora de Beatricia.


Prólogo: El delantero centro se niega a jugar.



Cubiertas de El delantero centro se niega a jugar, de Salvador Robles Miras, M.A.R. Editor.





Prólogo de la novela El delantero centro se niega a jugar, de Salvador Robles. 


¿Quién eres tú? 
¿Quién soy yo? 
¿Quién de nosotros aguantará ante el otro con la mirada firme, en tanto que el edificio de nuestras vidas se desmorona? 
¿Quién podrá soportar esta exhibición sin percibir al menos un ligero temblor? 

Nunca es el espejo el que miente, y por eso arriesga tanto quien lo mira. Su mirada fría refleja una llama que no entiende; no hay nada más aterrador. Miradas que nos desnudan y rasgan. 

A la mirada sigue una elección, porque siempre estamos eligiendo: en lo elevado y en lo abismal. Somos el resultado de lo que decidimos. Nuestras vidas son nuestras decisiones, varadas en la tensión constante entre el orden y el caos, entre la victoria que mata el orden y la derrota que vence al caos. 
Muchos eligen lo primero, y algunos pocos, lo más difícil. 

miércoles, 17 de mayo de 2017

Crónica de Beatricia en Valencia.






A qué negarlo: presentar Beatricia en Valencia igual que lo habíamos hecho en Madrid, Barcelona o Bilbao, resultó muy complicado. Eso no impidió que se produjeran grandes momentos, y que en lo privado constituyera un cúmulo de regalos emocionantes para mí. Lo mejor: las personas que me acompañaron en el proceso. No tengo palabras para agradecer a Osvaldo Sánchez Correa su entusiasmo, su cariño y apoyo, y el obsequio que nos hizo a Beatricia y a mí, pues la magnífica actuación de The Kojaks corrió por cuenta suya. No hubo forma de declinar su ofrecimiento. Lo mismo digo del exquisito Eugenio Mira, atento siempre a cualquier necesidad ajena que pueda atender. 

martes, 25 de abril de 2017

Las Huellas Recicladas de Francisco Recuero



Esta imagen y el resto de las que aparecen en la presente publicación, pertenecen a la exposición "Huellas Recicladas", del artista Francisco Recuero.


Fuimos a ver la exposición de collages de Francisco Recuero, en el Espacio Bop hasta este viernes 28 de abril, en que se clausurará con un concierto a cargo de Collage Ensemble, cuarteto de cuerda y viento del que forma parte el mismo Recuero, que además de dibujar, pintar y hacer collages, toca el piano y la flauta, y claro está, también compone.

Experimentamos un auténtico flechazo. Habíamos visto alguno de sus trabajos en foto... pero al natural, nada que ver. Son nítidos, exquisitos y elegantes. Tienen mucho que contar, sobre todo del alma del artista, pero también de cómo respira este planeta maltratado. 

Sonidos, colores, perfiles arquitectónicos, bodegones tránsfugas con ecos del Cabaret Voltaire. Aprovechen a verla antes de su despedida, que llegará después de un mes al abrigo del Espacio Bop, un despacho de arquitectos donde todavía se sueña con un arte verdadero y accesible. 

No podría yo, aunque quisiera, decir nada mejor de lo que ha dicho Beatriz Recuero, artista ella también, de su padre. Aquí lo transcribo, con admirada emoción. 

jueves, 20 de abril de 2017

Alegría pura, plenitud serena.



Foto: Mariaje López, sobre diseño de logo de Tu escritora personal, de Marta Virseda.
... ... ...

Alegría pura, plenitud serena...
hacia ti nado a contracorriente.
Una vez que te alcanzo
en el centro de tu lago inmóvil
me sumerjo en la dicha verdadera.

Hasta que no te busco y deseo
no desatas tu mordaza, 
ni extiendes tus alas bellas, 
ni colocas tu anhelada tiara
sobre mi cabeza.

Alegría pura, plenitud serena...
amanecer sin tiempo,
crepúsculo sin frontera,
mirándonos cara a cara, allí
donde la vida sonríe, y se aquieta. 





Mariaje López

Licencia Creative Commons Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial-