martes, 5 de junio de 2018

Gratuidad y gratitud


Pintura de HERMANN SEEGER


Gratuidad no es lo mismo que gratitud; ni siquiera suelen darse juntas y las más de las veces de la primera no se deriva la segunda, para aflicción nuestra. 

Tengo una prima nacida poco antes que yo, Ángela, a la que considero referente en muchos aspectos. Ella me recuerda muchas veces que las mejores cosas de la vida son gratis. Cuando pienso en que algún día, llegada mi hora, lo perderé todo, estoy en mejores condiciones de apreciar la razón que tiene. No hay despertador más efectivo que la consciencia del final, ni ventana más clara para mirar el mundo con otros ojos y darse cuenta de su gratuidad. 

Algo tan simple como entrar en casa y que haya alguien esperándome. Oír una voz amada aunque sea para soltarte un chascarrillo. Ese pequeño gran milagro que doy por hecho, tan sólido como para sustentar una vida, tan frágil que un solo mal instante puede quebrar para siempre. Será ese día que uno de los dos entrará en casa y el otro no estará, ni vendrá más tarde, porque de donde ha ido no podrá volver. 

Si puedo pedirle un don a la vida, uno más de los que ya me ha dado, sería el don de una gratitud constante para valorar el milagro de lo gratuito. Escapar a esa maldición de pasar por su lado sin mirarlo apenas. Todos sabemos lo que ocurre con lo que se ofrece gratis. No, la gratuidad que llega a nuestras vidas casi nunca recibe nuestra gratitud. Estamos demasiado distraídos; nuestra mente  languidece embrutecida y nuestra alma, embotada, se adormece. 

Nada puede superar en valor a lo efímero, precisamente porque su esplendor perece. No hay que entristecerse, no obstante, pues la vida es generosa: nos trae constantes regalos y se sucederán otros esplendores si sabemos verlos. Están ahí cada día, y son gratis. Solo necesitamos una mirada fresca y agradecida para disfrutarlos, y un paladar de sencillez exquisita y bien dispuesto.  


Mariaje López  © Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.



domingo, 20 de mayo de 2018

Página en blanco



La sequedad literaria, como la mística, tortura a veces como la sed en un desierto limpio de voces. Es un vacío al que nada interesa ni motiva, un emisario que no encuentra rutas para expresar lo que murmura el alma. 

No hay más remedio que lanzar la pluma solitaria a desgarrar la piel de la blanca página, celosa de su pureza. Hay que pedirle al bolígrafo que dibuje trazos alocados, que no se detenga aunque no sepa lo que le lleva ni adonde va. 

Quedarse en blanco no es lo malo, el drama es que el vacío arraigue, que agoste cualquier brote de aventura. No queda otra que insistir, que obligar a la diosa tinta a desvelarse, echarla a volar y correr tras ella, cuando no se puede ir por delante. No queda otra que aguardar a la musa inclinados sobre el papel, enlazando palabras y frases inconexas, hasta que tenga lugar la epifanía y aparezca en él la vida a borbotones. 


Mariaje López  © Tu  escritora personal por Mariaje  López se encuentra bajo una Licencia  Creative Commons Atribución-NoComercial.

viernes, 11 de mayo de 2018

Unos minutos de calma


Foto: Mariaje López


Me gusta reservar, si puedo, unos minutos durante el día para cerrar los ojos, concentrarme en mi respiración, y dejar que mi mente se relaje libre. Tanto si dejo de hacerlo por un tiempo, como si persevero, en ambos casos los resultados se aprecian, y he notado que esta práctica favorece la creatividad. 

jueves, 26 de abril de 2018

Blueberry: el mejor western de la historia del cómic.




Cuando Moebius todavía firmaba con su nombre, Jean Giraud, o Gir, fue llamado por su compatriota, el guionista Jean-Michel Charlier para ilustrar su nuevo proyecto para la revista Pilote. Así fue como juntos iniciaron una serie de leyenda: El Teniente Blueberry

"Con esta serie —dijo Moebius— aprendí los mecanismos de la narración del cómic tradicional,". Y tanto que los aprendió, para luego, innovarlos y cambiarlos para siempre. Después de Blueberry todo fue distinto. Además en cada volumen hay una progresión en el dibujo, siempre a mejor. El formato de la viñeta se combinará de forma atrevida, y el artista nos dejará boquiabiertos al coger la plumilla. Por otra parte el argumento nada tiene que envidiar al de las mejores películas del género. 

lunes, 23 de abril de 2018

Llegar a casa



La casa espera tu llegada, y se conmueve de forma imperceptible cuando la llave gira en la cerradura. Agitaría la cola si la tuviera, como un perrillo, igual de feliz por tu regreso. ¿Nunca lo has pensado?

Ya te haya esperado años, meses, semanas, o solo un día; estuvo callada pendiente de tu regreso, triste, en penumbra. Apagada pero no muerta: ella guarda celosamente tus recuerdos. La vida que apuráis juntos cada día.

Tú respiras su abrazo y ella respira tu esencia, para impregnarse hasta el último resquicio, para que la reconozcas como una parte de ti. Ansía tu cuidado, que ilumines sus rincones, que perfumes sus estancias, que la llenes de luz. Y si es preciso llorará contigo, se tornará lenta y pesada para acompañar tus sombras, te susurrará para consolarte y te animará a abrir las ventanas para que entre la luz. Quiere que tu voz resuene feliz entre sus paredes, que tus miradas la acaricien. Está sedienta de tu amor tanto como necesita dártelo. 

martes, 10 de abril de 2018

Antes que Walt Disney fue Lotte Reiniger





Quiero hablarte hoy de alguien a quien tal vez conozcas: Lotte Reiniger. Yo no sabía nada de ella, y la conocí por casualidad, buscando otra cosa. Tal vez siendo muy niña visioné alguna de sus películas, en esos cines itinerantes de verano que recorrían los barrios. Llevábamos nuestras sillas y pagábamos unas monedas. El caso es que al descubrir esas viejas películas de siluetas me sentí de inmediato conectada con una parte de mi infancia que siempre me gusta recordar. 

domingo, 1 de abril de 2018

Karel Zeman: retrofuturismo que se adelantó al Steampunk




Si me dan a elegir entre el gigante Netflix y el a su lado modesto Filmin, me quedo con el segundo sin dudarlo. Verás; aprecio la diferencia entre un enfoque meramente comercial (caso Netflix) y un cuidado que sin perder de vista su finalidad mercantil, incluye en su propuesta el amor por el cine (caso Filmin), y la inclinación hacia uno u otro aspecto es muy perceptible en ambas plataformas. Pues bien, en Filmin descubro a menudo joyas ocultas del séptimo arte. Ocultas para mí, claro, hasta que investigo y aprendo que gozan de una gran reputación entre los estudiosos. Y es el caso de la película de la que quiero hablarte hoy. 

domingo, 18 de marzo de 2018

Si lloré no fue por Karen Blixen






Si lloré cuando vi por primera vez Memorias de África, no fue por Karen Blixen; fue por mí. Aunque estaba casada, o quizá por eso, me sentía profundamente sola. El hombre que era mi marido fue el equivocado, y nada tenía que ver conmigo, por más que fingiera lo contrario durante el noviazgo. Fue una más de esas personas empeñadas en borrar de mí lo genuino, en extirpar cualquier raro destello que se atreviera a desafiar su pretendida superioridad. Durante mucho tiempo permití que se me aislara de cualquier apoyo, que se me mantuviera lejos de todo espejo capaz de devolverme una imagen certera de mi verdadero ser. Llegó el tiempo en que no sabía ya quién era. 

domingo, 11 de marzo de 2018

Quiero


Pintura de Alexander Mark Rossi


Quiero gozar de las mañanas cuanto pueda, y desmenuzar las tardes hasta que se agote el día; para que su luz me alumbre y su calor abrigue la horas en la noche, para que no sueñe vacía y sola la añoranza, para que la vida perdure más allá del recuerdo. 

Quiero beberme la belleza, y sentarme a la mesa del conocimiento, para envejecer serena y con la pasión intacta. 

Quiero la eternidad del instante y ser un todo con ella; para llegar al final ligera, en paz, con la mirada abierta y la íntima certidumbre de haber vivido. 

Mariaje López

lunes, 5 de marzo de 2018

Cuando me lees con los oídos


Hace algunos días me notificaron que Beatricia ya forma parte de los archivos sonoros de la O.N.C.E. (Organización Nacional de Ciegos de España). Me ilusiona mucho, muchísimo, que las personas con problemas severos de visión puedan transitar desde ahora La Tierra de las Dos Lunas.