sábado, 14 de septiembre de 2019

Intro


Q Train’ – Nigel Van Wieck



Ya no hace falta cerrar los ojos para divisar abismos. Basta caminar despierto con los pies atados, para caer en el vértigo infinito de un segundo estancado. 

Apenas quedan líneas puras en el paisaje. Todo se contorsiona en un amasijo de alambres oxidados. 
Solo la luz vespertina calma las horas en un instante fugitivo del tiempo e infiernos ambulantes. 

Arrojo la mochila contra el ruido del caos, sumerjo los tobillos en el silencio del mundo. 
En las entrañas dormidas retumban los gritos de las hogueras, de los terremotos, de las balas abiertas en flor. 

La sed pide agua, y el corazón se acristala temeroso de su espejo. Se desdibujan las huellas en un lodo de súplicas inconexas, bajo el cielo contaminado de estrellas eléctricas. 

Ya no hace falta cerrar los ojos para divisar abismos, basta caminar despierto con los pies atados. 


Mariaje López©Tu escritora personal por Mariaje López se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario