lunes, 16 de septiembre de 2019

Manos


Imagen: Freepik

Acaricias mi mano en silencio, con tus manos surcadas de venas cabalgando en un desierto de arrugas agrietadas.

Acunas mi mano entre las tuyas, pegando un sello de melancolía en el gesto. Sientes hoy un poco más cerca la despedida, y aprietas esa otra mano que creció contigo y a tu amparo.

Una lágrima se escapa del castaño húmedo de tus ojos tristes. Le haces esa pregunta que tanto hiere a esa mano tan querida: ¿habrá una próxima vez?

Es duro dejar de ser para el ser que ha sido, y terrible despedirse de lo que más se ha amado.

Pero lo que de verdad se ama vive en el corazón mientras el corazón vive, y siempre hay un corazón que mantiene vivo el recuerdo.

Mariaje López©Tu escritora personal por Mariaje López se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario